Full text: Casco, Horacio: Prueba de testigos

-78 
trario importaria dar una temeraria confianza å su tes- 
timonio. 
El error del hombre recae sólo sobre él; el yerro del 
magistrado recae sobre la sociedad. 3No basta esta con¬ 
sideración para exigir que la convicción judicial se 
apoye sobre mayores elementos de juicio, que los que se 
exigirian ordinariamente para constituir la convicción 
individual? 
El dicho de dos testigos contestes y libres de toda ta¬ 
cha constituia plena prueba ya entre los romanos, 
como puede verse en la ley 20 del Digesto; y fué re¬ 
producida por la ley de partida antes citada. « Dos tes¬ 
tigos que sean contestes, de buena fama y que sean 
atales que no los puedan desechar por aquellas cosas 
que mandan las leyes deste nuestro libro, abonda para 
probar todo pleito en juicio. » 
Se requeria pues que fuesen intachables y contestes 
sobre el hecho principal, tiempo, lugary circunstancias 
esenciales. En caso de ser disconformes sus declara¬ 
ciones sobre dichos puntos, hay lo que los autores lla¬ 
man singularidad de testimonio. 
Esta singularidad puede ser de tres maneras. 
Diversificativa, cuando las declaraciones recaen so¬ 
bre hechos diferentes que aun cuando no se excluyan 
no pueden tampoco auxiliarse unos á otros. 
Max-Planck-Institut für 
INHIDE 
ONS 
DE HISTORIA DEL DERECI 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer