Full text: Plaza Navarro, Manuel de la: ¬Las garantias de la independencia judicial

Acaso en algunas materias pueda bastar al Juez poseer un 
sentido general de lo justo; pero casi siempre—y ese escritor 
lo hace notar—el pensamiento juridico, que no es obra de la 
intuicion, ni mucho menos de la improvisación, sino valor cul¬ 
tural fruto de los siglos, debe ser conocido para ser aplicado. 
En los asuntos importantes, se trata de una necesidad; pero 
tampoco es desdenable la técnica para más fáciles empenos, 
porque, en fin de cuentas, los caracteres del proceso, que es 
el instrumento que todos los Jueces han de manejar, son inex 
cusablemente idénticos y están presididos por iguales princi¬ 
pios; la jerarquia, que coloca al Juez en posicion preeminen¬ 
te, en relacion con los que a él acuden; la objetividad, que 
sefiala los limites obligados del principio inquisitivo; la per¬ 
manencia, que es la contrapartida del sistema que convierte à 
los Jueces que suelen llamarse menores en un instrumento po¬ 
litico; la universalidad, en el sentido de que unas mismas 
normas y unos mismos principios rectores han de presidir la 
conducta profesional y la actuacion de todos los Juèces (13). 
De ahi que la profesionalización de la justicia, en el sen¬ 
tido que veniamos indicando, vaya ganando terreno en la 
misma medida en que se desacredita la justicia popular: y 
es de notar que aun en paises como Inglaterra, cuyas carac¬ 
teristicas en orden a la organizaciôn de la justicia conoceis 
todos, va se haya iniciado una corriente rectificadora de ane¬ 
jas concepciones; y que cierta entidad tan poco sospechosa 
como la Haldane Society, afiliada al partido laborista, puso 
hace poco en grave entredicho la aptitud de los Jueces legos 
para administrar la justicia de Paz (14). Por elocuente con¬ 
traste, la creacion del Juez popular en el sector berlinés que 
(123) Sobre el tema de la justicia menor, véase Jaime Gvas, Significd¬ 
cion teorica de la justicia municipal, 1945. En el cursillo La Justicid Mu¬ 
nicipal en sus aspectos teórico y cientifico. 
(4) Las conclusiones a que ha llegado esa institucion son éstas: 
a) Los alcaldes y otros miembros de las Corporaciones locales, deben dejar 
de ser nombrados autométicamente Jueces de Paz, porque el hecho de 
desempefiar el cargo, no es prueba sufciente de su capacidad para admi¬ 
- 33 
Max-Planck-Institut für 
de Ciencias Morales y Politicas 
päische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer