Full text: Plaza Navarro, Manuel de la: ¬Las garantias de la independencia judicial

La vaguedad en el contenido del binomio—Derecho po¬ 
pular y Derecho de juristas—necesitaba, sin embargo, una con¬ 
creción y para lograrla se siguieron dos caminos; por uno, 
el mas radical, se trató de sustituir la justicia técnica por la 
justicia del pueblo; por otro, se ha intentado corregir el 
sistema de fuentes, reforzando la influencia y, sobre todo, 
el rango de las que recogen el sentimiento popular da 
costumbre, principalmente) y acentuando los poderes judicia¬ 
les de tal modo que las resoluciones judiciales se impregnen 
de sentido popular en la misma medida que se reducen los 
«primacia de la Ley", "sumi¬ 
postulados “reserva de la Ley", 
sión del Juez a la Ley" 
A mi me ha parecido siempre (no sé si con error) que hay 
mucho de ilusión en esa contraposiciôn entre la justicia tec¬ 
niça y la justicia popular, precisamente porque tampoco existe 
entre el que se llama Derecho popular y Derecho de juristas; 
pero me ha parecido también, que si con ello quière darse à 
entender que el Juez no necesita una formacion adecuada à la 
altisima misiön que ha de cumplir, se incide en un error gra¬ 
visimo, que es causa determinante de los mayores extravios 
V aberraciones. No puede sostenerse razonablemente que la 
justicia no técnica pueda mejorar en tercio y quinto la de 
los juristas, a pretexto de que es mayor su sensibilidad para 
formular criterios humanos, capaces de superar los criterios, 
rabiosamente normativistas, que se nos imputan; y ello por¬ 
que ni todas las disciplinas juridicas admiten esa permeabi¬ 
lidad del sentido popular, ni la Administración de justicia es 
tarea que puede encomendarse a los ineptos y a los irrespon¬ 
sables. Hace ya mâs de medio siglo que un cläsico del Derecho 
püblico (Rodolfo GNEIST) hacia ver que el sentido popular se 
infitra mas fécilmente en el Derecho publico que en el pri¬ 
vado, y mi propio amigo PÉREZ SERRANO, que ahora me dis¬ 
pensa el honor de darme la bienvenida en vuestro nombre, 
sefialaba, en un interesante trabajo suyo, uno mas entre tan¬ 
tos como se deben a su infatigable y cultivada curiosidad, no 
sin cierta amable ironia, que la mente popular puede tener 
una idea mas o menos real del término "propiedad', pero no¬ 
31 — 
Max-Planck-Institut für 
de Ciencias Morales y Politicas 
päische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer