Full text: Plaza Navarro, Manuel de la: ¬Las garantias de la independencia judicial

es también signo de civilidad y de orden, son tal vez los que, 
llegada la hora de llevarlo a la práctica, se duelen mâs de las 
consecuencias de ese fundamental principio y arbitran un sis¬ 
tema de garantias meramente formales, que al pretender aislar 
al juzgador del mundo que le rodea y en el que por eso esta 
inmerso, cohiben sus iniciativas y actividades para hacerle 
prisionero de un complicado artilugio que todo lo defiende en 
apariencia, aunque puede que naufrague lo que importa sobre 
todo para que la justicia se haga: la inconfundible persona¬ 
lidad del hombre que ha de juzgarnos; el amoroso cuidado que 
hemos de poner todos para forjarle tal como ilusionadamente 
le concebimos y tal como explicablemente le queremos. Algo 
y aun algos de este problema eterno podréis aprender en el 
curso de estos deshilvanados apuntes, visto a través, ya que 
no de la ciencia, de la experiencia aleccionadora de un viejo 
Magistrado; porque, por muy alquitaradas y exactas que sean 
vuestras concepciones en punto a lo que es la independencia 
judicial, como principio politico predicable de cualquier Estado 
que merezca serlo, y por certeras que sean las garantias de 
que rodeéis al tipo humano que ha de encarnarlo, vuestras 
lucubraciones fallarán cuando, puestos a proyectar en la réa¬ 
lidad esas disquisiciones, advirtáis que a la hora de trazar un 
perfecto sistema de garantias, encaminadas a defender la in¬ 
dependencia judicial, sus beneficiosas consecuencias no se lo¬ 
grarán completamente, y acaso no se obtendrán de ningun 
modo si, pensado en los principios abstractos, nos olvidamos 
de los hombres y de su formación integral. Si, para desgracia 
de todos, se desdefiase ese otro problema, el sistema de garan¬ 
tias, muy bien dispuesto arquitectônicamente, no es mas que 
un feble aparato ortopédico, pronto a estropearse al soplo de 
cualquier viento de fronda que lo sacuda y maltrate o de un 
vientecillo sutil que lo adultère. 
No es que yo pretenda sustentar el parecer, a todas luces 
inexacto, de que las garantias a que acabo de referirme son 
innecesarias, y pronto advertiréis que estoy muy lejos de pen¬ 
sar lo que a todas luces seria una afirmación, herética siem¬ 
pre, y más herética en labios de un modestisimo servidor de 
12 
k 
Academia de Ciencias Morales y Politicas 
opäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer