Full text: Alonso Martínez, Manuel: Nocion del estado

ESTUDIOS SOBRE 
266 
un Estado con otro Estado; todo esto y mucho más, jes reprimir, 
es ilustrar, ó es dirigir? 
Pero,  por qué no aceptar al ménos la doctrina kraussista, si¬ 
quiera sea despojàndola de la absolutividad é ilimitabilidad de 
los derechos individuales, y de aquella organizacion de un Estado 
para cada sentimiento humano y de un poder central que sirva de 
lazo à esta gran confederacion, desconocida en la historia, y que 
no verá realizada el porvenir? 
Porque aun desnuda de esos extranos atavios, no representa la 
verdad, ni satisface las exigencias de la historia y de la ciencia 
No es cierto que el Estado deba limitarse à suministrar à la reli¬ 
gion, à la ciencia, à las artes, à la moral, à la industria y al co- 
mercio las condiciones exteriores de su libre desenvolvimiento. 
Entre todas las esferas de la actividad humana, no hay ninguna 
mas digna de respeto que la esfera religiosa, porque en general 
es inicuo obligar al hombre á que adore à un Dios en quien no 
cree. Sin embargo, los Estados Unidos, modelo de libertad y to¬ 
lerancia, no admiten la religion de los mormones. ; Es que hacen 
mal no respetando en estos la inviolabilidad de la conciencia re 
ligiosa? No. Ni ahora, ni en tiempo alguno, el Poder pûblico debe 
tolerar que sus sûbditos profesen una religion, ó prediquen un¬ 
ciencia, ó glorifiquen en las representaciones del arte la poliga¬ 
mia, el adulterio, el robo, nada que pueda minar en sus cimien¬ 
tos el edificio social. Este se halla construido sobre la base inque¬ 
brantable de la ley moral, de la cual es y debe ser el Estado un 
custodio fiel. El hombre está obligado à cumplir su destino, y no 
pudiendo cumplirle fuera de la sociedad, menester es que el Poder 
la defienda de todos los ataques y la mantenga incólume. La so¬ 
ciedad descansa sobre bases inmutables; la familia, la propiedad, 
las costumbres pûblicas: el Poder que permite sean minadas, va 
contra su propia naturaleza y no usa de su derecho, que es per¬ 
fecto y completo, contra el socio que obra de una manera contra¬ 
ria al fin de la comunidad. 
Preveo dos objeciones contra la tésis que sustento. El Poder pu¬ 
blico, se dirá, no es infalible ni tampoco esencial y necesariamen¬ 
te justo. Puede equivocarse al interpretar la ley moral, y aunque 
Max-Planck-Institut für 
rales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer