Full text: Fuente Bueno, Vicente de la: Tésis: La separacion de la Iglesia y del estado

APÉNDICES AL DISCURSO 
712 
dureza y una tirania que demuestra que, sin ser vencedora ni 
vencida, Italia siempre es esclava de las pasiones de otro? 
Llego à Alemania, y ruego à Dios que ese pais, seducido hoy 
por el espiritu anticatólico y los conatos de ambicion, permanez 
ça firme y lleno de tal constancia como le hemos admirado, es¬ 
pecialmente en su clero y parte de su pueblo. Preciso es en todos 
los pueblos y en todos los reinos obedecer al que manda, pero 
tambien es necesario al mismo tiempo proclamar la verdad con 
respeto, pero con energia. 
Cuando las mentiras se proclaman pûblicamente es cuando se 
debe tener el valor de refutarlas y de refutarlas constantemente, 
aun en medio de las terribles contradicciones. Pidamos pues à 
Dios que continue dando al episcopado aleman la fuerza necesa¬ 
ria para defender los derechos de Dios, de la Iglesia y de la socie¬ 
dad. Roguemos à Dios por la conversion de los insensatos à quie¬ 
nes place apellidarse catolicos viejos, que introducen en la Iglesia 
errores caducos, una y mil veces refutados. 
Roguemos en fin por todos los demas paises de Europa: rogue¬ 
mos por el imperio de Austria que tiene tanta necesidad de nues¬ 
tras oraciones. Roguemos por Bélgica y Baviera. Bélgica es un 
pais corto pero muy adicto à esta Santa Sede: bendigole muy es¬ 
pecialmente y deseo que no cambie en lo bueno que tiene. Bendi¬ 
go tambien à Baviera y espero que la vejez de ciertas gentes ser¬ 
virá para comunicar nueva juventud å los verdaderos principios 
de la verdad y de la religion. 
Quiero al mismo tiempo encomendar à Dios y bendecir à los ca¬ 
tólicos de Irlanda, de Polonia, de Holanda y de todo el resto de 
Europa. Bendigo tambien à los católicos de América: à los cató¬ 
licos de Oriente los bendigo muy en especial, à fin de que Dios me 
libre de la amargura que me causa ahora Constantinopla con un 
cisma funesto. Dios les conceda tambien la concordia y la paz. 
Y despues de esto digo á Dios: 
Quare fremuerunt gentes et populi meditati sunt inania! La 
respuesta del cielo será esta. — Es verdad que los pueblos se es¬ 
tremecen poseidos de coraje y van apresuradamente hácia el er¬ 
ror, pero es porque han abandonado la fe y la religion. Pues bien, 
pónganse todos de acuerdo. Unanse los circulos de caridad, los 
que se ocupan en la instruccion católica, los que trabajan por la 
Max-Planck-Institut für 
les y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer