Full text: Ortí Lara, Juan Manuel: Tesis: Teorías opuestas entre sí acerca del estado y su fin, según que proceden del concepto de la evolución ó del concepto de la creación

CONTESTACIÖN 
286 
ditos», y no lo está al concretar y determinar los fines del 
Estado (1). ;Puede dudarse siquiera de que quienes como 
los autores citados acertaron en la solución de otros proble¬ 
mas sociales, juridicos ó politicos, hubieran acertado tam 
bién en la determinación del concepto del Estado, como ele 
mento directivo de la sociedad, distinto también del Gobier¬ 
no, con haber apoyado su concepción en aquel principio de 
la Filosofia, del cual se deduce como consecuencia que la 
sociedad existe para el hombre y el Estado para la sociedad, 
y la sociedad y el Estado para bien de cuantos los consti 
tuyen? 
Ciertamente seria incompleto este estudio, si después de 
haber establecido el enlace que existe entrê la Filosofia y la 
ciencia politica, en relación con el concepto del Estado, no se 
indicara ahora el enlace estrecho que existe entre la ciencia 
politica y los hechos que ésta prepara, engendra y vivifica. 
En vano Herbert Spencer quiso negar este enlace, cuando 
Vaillant—el feroz dinamitero que trató de destruir la Cámara 
de Diputados de Francia—declaró, pocos dias antes de en 
tregar su cabeza al verdugo, que en las producciones de 
aquel autor y en otras similares habia aprendido el uso de 
la dinamita, como arma de destrucción de las defensas de la 
sociedad, establecidas en el orden politico por los que repre¬ 
sentan ó encarnan el Estado (2). Porque, si se ha ensenado à 
(1) Raleigh, Politica elemental, páginas 27 y siguientes, y 49 y siguien- 
tes. Madrid, 1893. 
(2) Lombroso observa que Vaillant «no tenia ningûn rasgo de crimi¬ 
nal en la fisonomia» y «era mås bien un apasionado fanåtico que un 
nato delincuente». De Oliva asegura que «se dedicó á la lectura de li 
bros y periódicos ultra-liberales, trabajando poco y mal». De Caserio 
dice que «dedicaba las pocas horas que le dejaba libre su gran trabajo 
å la lectura de libros y folletos anarquistas, y å la propaganda entu- 
siasta de la idea». Anade que declaró Caserio ante los tribunales que 
«ingresó en el anarquismo en 1891, impulsado por la lectura de algu 
nos folletos y por conversaciones y discusiones con unos companeros 
suyos». Lombroso, El Anarquismo, páginas 76, 77, 88, 110 y 111. Ma¬ 
drid, 1894. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
opäische Rechtsgeschic
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer