Full text: Ortí Lara, Juan Manuel: Tesis: Teorías opuestas entre sí acerca del estado y su fin, según que proceden del concepto de la evolución ó del concepto de la creación

DEL SR. D. JUAN MANUEL ORTI Y LARA 
215 
sensualismo anglo-francés del pasado siglo, y aun del que ya 
en sus dias habia caido en descrédito, después de haber sido 
difundido por sus principales apóstoles, Büchner, Vogt y 
Moleschot, procuró mitigarla inventando una filosofia de la 
Religión y una moral con sus aspiraciones idealistas. jPura 
ilusión! La unica filosofia posible de la Religión es la idea 
verdadera del verdadero Dios, y en los ojos de Feuerbach 
sôlo era verdadero lo que se ve y se palpa con los sentidos. 
y esto era para él la Religión: objetivarse el hombre á si mis 
mo, y adorarse después de haberse objetivado. La Teologia 
en esta escuela es antropomorfismo y deificación de la hu¬ 
manidad; manera de religión cuyo nombre sirve de máscara 
al ateismo y cuya más perfecta forma es el amor reciproco 
de ambos sexos. 
Excusado es recordar cuál fué la filosofia moral y cuál la 
idea politica de Feuerbach; el materialismo no puede engen¬ 
drar otra moral que la del interés y del placer, la moral de 
Hobbes y de Epicuro, vestida, si se quiere, de las formas, y 
adornada con los colores de la filantropia del pasado siglo o 
del altruismo de nuestra época—nombres que se han dado à 
la moneda falsa de la caridad;—pero desligada siempre del 
deber, y enemiga de todo espiritu de sacrificio. Cuanto á la 
politica, el discipulo de Hegel invirtió los términos en que la 
habia formulado su maestro: «En vez de absorber con éste al 
individuo en el Estado, disolvió al Estado en los individuos.» 
«El verdadero Estado—dijo-es el hombre sin limites, in¬ 
finito, completo, real, divinizado, absoluto» (1). Hegel habia 
dicho: «El individuo sólo realiza su esencia en el Estado, por 
el Estado, bajo el poder del Estado.» Feuerbach, por su par- 
te, decia: «El verdadero Estado es el individuo, el sujeto A 
que comunica con el sujeto B sin respeto alguno al concepto 
ficticio de la autoridad.» Ambas fórmulas, como observa agu¬ 
damente el ilustre Petrone, son como el anverso y el reverse 
de una misma medalla, las dos fases de una misma doctrina, 
. . . . . 
(1) L. FEUERBACH, Grundsatze der Philosophie, pág. 409. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
echtsgeschie 
uropäische F
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer