Full text: Royo Villanova, Antonio: Tesis: El terrorismo, la libertad y la policía

DISCURSO 
666 
despoblado es más grave que cometerlo de dia en una calle 
o en una plaza püblica. Si hubiesen alcanzado nuestros tiem 
pos, es posible que pensasen de otro modo. Impresiona, alar¬ 
ma mucho más, hasta llegar a producir el terror pânico (de 
ahi la palabra terrorismo), la repetición de atentados en plenc 
dia y en los sitios mâs concurridos de las grandes urbes, que 
las fechorias casi vulgares de los antiguos salteadores de los 
caminos. zY qué diremos de esa singular copulativa que re¬ 
quiere, para integrar la agravación, la concurrencia y simul 
taneidad de estas dos condiciones: que se ejecute el delito en 
despoblado y en cuadrilla? Hace cincuenta anos, como veis, 
no parecia verosimil que pudieran organizarse en poblado 
verdaderas cuadrillas de delincuentes. 
:Pero con sólo reparar esa omisión, habremos tranquili¬ 
zado a la sociedad y devuelto el sosiego a los espiritus aterra¬ 
dos? Repito que no. La impunidad, y no la lenidad, es lo que 
ha engendrado el terrorismo (1). 
Mejorando la policia y asegurando su eficacia con la co¬ 
operación de los ciudadanos, no necesitariamos reformar el 
Código penal, y bastaria con aplicar a los crimenes terroris 
tas las viejas circunstancias de la alevosia (nûmero 2.°), la 
premeditación conocida (nûmero 7.°), el abuso de superiori¬ 
dad (nûmero 8.°), ejecutar el delito con auxilio de gente ar¬ 
(1) En este punto son por lo autorizadas bien significativas las si- 
guientes palabras de Gorón: 
«Cuando hable de lo que he visto en otros paises de Europa, donde he 
podido estudiar el funcionamiento de la Policia y de la Justicia, daré al 
gunas estadisticas, que prueban de la manera más clara que la abolicion 
o el mantenimiento de la pena de muerte no tiene influencia alguna so- 
bre la criminalidad. 
»He tenido ocasión de interrogar a un buen nûmero de forzados, y 
todos, sin excepción, me han declarado que para cometer el crimen ha 
bian tomado tan bien sus precauciones, que estaban seguros de burlar a 
la policia. 
» Una sola cosa puede, si acaso, intimidar a los ladrones y a los asesi- 
nos: que la policia especial encargada de prenderlos tenga bastante suer 
te en el descubrimiento de los crimenes.» 
(El aprendizaje de policia. Madrid, 1910; pág. 155.) 
Max-Planck-Institut für 
les y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer