Full text: Salvá Hormaechea, Melchor: Tesis: Expresión de las ideas económicas en la literatura

DISCURSO 
496 
pero que borra la gran deuda del tiempo, 
no de arena, 
los minutos, los dias y los anos (1). 
He aqui los versos de Victor Hugo al mismo tema: 
Déjate aconsejar por esa aguja 
Que siempre en voz muy baja 
«Trabaja, está diciéndote, trabajal» 
Al trabajo le dió el Omnipotente 
Dos hijas, que se adoran con ternura: 
La virtud casta y pura, 
Que la dulce alegria santifica; 
La alegria inocente, 
Que la virtud austera dulcifica (2). 
Qué sencillo y qué elocuente es el final de Magdalend, 
la obra laureada en la que Julio Sandeau ha descrito con 
tanto ingenio la regeneración por la labor de nuestras 
manos: «Amigo mio, asegura la heroina de esa novela, 
no es à mi á quien debéis dar gracias, no he hecho mas 
que indicaros el camino por donde debiais ir. El trabajo 
es el que debe ser bendecido; por él habéis recobrado la 
juventud, el amor y la felicidad (3).» Por fin, apuntare¬ 
mos los ultimos acentos de la poesia que D. Leopoldo Pa¬ 
rejo ha dedicado al asunto que ahora examinamos: 
Ya del trabajo la virtud me Ilama: 
Quién á su voz, tan Ilena de armonia, 
Sordo será? Quién se resiste?.... No: 
Tuya es mi bendición, tuya es mi vida (4). 
Los griegos ofrecian todos los bienes, la virtud y la 
gloria à cambio de nuestra provechosa actividad: Virgi¬ 
lio, el triunfo sobre todas las resistencias; Schiller, el ho¬ 
Poesias. El ideal. 
a Los rayos y las sombras, IV. Traduccién de T. Llorente, pa¬ 
gina 41. 
Magdalena, pág. 288. 
(3) 
(4) Revista europea, tomo VIII, pág. 480. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer