Full text: Vales Failde, Javier: Tesis: La rota española

359 
DEL ILMO. SR. D. JAVIER VALES FAILDE 
Nuestro Concilio Il de Toledo dispone en su canon Vy 
ultimo, que ningun fiel se case con parienta hasta donde se 
conozcan los grados de parentesco por sucesioón de linaje (27). 
adquiriendo luego este principio carâcter universal en tiem¬ 
po de Gregorio II; y como el impedimento se extendió pri¬ 
mero hasta el séptimo grado de composición romana y luege 
hasta el sexto de composición germánica, no es extrano que 
diga un canonista moderno que este rigor conducia a un sis 
tema completo de exogamia (28). Por ello, si era dificil hallar 
esposa a un particular cualquiera, fuera del circulo de sus 
consanguineas o afines, más lo era todavia a los Reyes, ya 
que las conveniencias politicas les llevaban a buscarla den¬ 
tro de una familia reinante católica, y éstas eran relativa- 
mente pocas en Europa, y muchas de ellas se hallaban liga¬ 
das con todas suertes de parentescos. Esto explica el por qué, 
anulado el matrimonio del Monarca leonés con Santa Teresa, 
fuese hallar nueva esposa en la Corte de Castilla, y nada me¬ 
nos que en la egregia hija y luego heredera de Alfonso VIII, 
D.* Berenguela la Grande, que tan luminosa estela de pruden¬ 
cia, sabiduria y piedad trazó en la Historia de Espana. 
Estaba la nueva Reina ligada con su augusto esposo en 
segundo con tercer grado de consanguinidad, por descender 
ambos de Alfonso VII el Emperador, por lo que, segûn el De¬ 
recho canónico vigente en aquella época, ya remota, era el 
matrimonio nulo y no cabia convalidación. 
Un ano después de efectuado el enlace de Alfonso IX con 
D.a Berenguela fué elegido Romano Pontifice aquel eximio 
canonista que se llamó Inocencio III, el cual mandó a Espa¬ 
na, en calidad de Legado suyo, para entender y resolver ju¬ 
dicialmente este gravisimo asunto, al cardenal Rainieri. 
La tramitación de esta causa matrimonial hållase admira- 
blemente expuesta en una Decretal dirigida por aquel Papa al 
Arzobispo de Compostela, que lo era entonces D. Pedro Su⬠
rez de Deza, el Mecenas afortunado del celebérrimo Pórtico 
de la Gloria de aquella Catedral apostólica y metropolitana. 
Y como dicha Decretal es poco sabida, y, sin embargo, pro¬ 
Max-Planck-Institut für 
ales y Politicas 
tsgeschich 
uropäische Re
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer