Full text: Vales Failde, Javier: Tesis: La rota española

DISCURSO 
352 
traer las causas de los Obispos de los Concilios nacionalesy 
provinciales y que fuesen siempre juzgados definitivamente 
por el Papa, opinión que no podemos compartir nosotros, por¬ 
que mucho antes de que las Falsas Decretales apareciesen, 
ya el Concilio de Sárdica, presidido, como es sabido, por el 
Obispo de Córdoba, nuestro gran Ossio habia decretado que, 
«cuando algûn Obispo fuere depuesto por los Obispos veci¬ 
nos y solicitare que su causa se trate en Roma no se provea 
la vacante, interpuesta que sea la apelación por el depuesto, 
a no ser que la causa se hubiere fallado en el Tribunal del 
Obispo de Roma» (14). 
Prescindiendo de las Falsas Decretales, por su falsedad 
misma, y fijândonos en las dos ultimas compilaciones, vere- 
mos fâcilmente que el Decreto de Graciano trata con amplitud 
la materia de apelaciones, facilitándolas grandemente. Asi, en 
una disposición consigna el derecho de apelación a Roma 
para las causas más graves (15); en otras habla de la apela¬ 
ción a Roma de los Obispos (16); en otra se dirige a todos 
los litigantes que se crean lesionados en sus derechos para 
que acudan a Roma, en la confianza con que un hijo acude 
a su madre (17), y, por fin, por no citar otros cánones, de¬ 
dica varios a facilitar (18) y regular (19) estas mismas ape¬ 
laciones. 
Y, a su vez, las Decretales de Gregorio IX consagran, como 
es sabido, todo un titulo, compuesto de 73 capitulos, a las ape¬ 
laciones; concediendo éstas, no sólo para las causas eclesiâs 
ticas graves y mayores, sino para las leves y de poca impor¬ 
tancia (20), no sólo para las sentencias definitivas, sino tam- 
bién para las intérlocutorias (21), derecho este ultimo limitado 
por el tan conocido capitulo I sobre la Reforma, dado en la 
sesión XIII del Concilio de Trento; sentando, por ültimo, dichas 
Decretales el principio de que al Romano Pontifice se puede 
apelar libremente de las sentencias dictadas por todos los 
jueces eclesiásticos, omitiendo incluso los grados intermedios 
de la jurisdioción; ouyo principio fué presentido por Gracia¬ 
no, ya que, al fin y al cabo, arranca del concepto mismo del 
Max-Planck-Institut fül 
Morales y Politicas 
Real Academie 
tsgeschicht 
äisch
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer