Full text: Pedregal Sánchez Calvo, José Manuel: Tesis: La prerrogativa regia y la reforma constitucional

236 
CONTESTACIÖN 
desarrollo muscular, aguantan menos, tienen la piel más fina 
y provocan mås. Y como los hombres, las naciones. Las que 
se sienten débiles tienen que ser forzosamente mås comedi- 
das y soportan mås fâcilmente las vejaciones, asi como las 
que se sienten poderosas, con poco se alarman, de muchisimo 
menos se sienten ofendidas, y por «un quitame allâ esas pa 
jas» desafian o declaran la guerra. La soberania sólo se 
hace eficaz cuando puede mantenerse por medio de las ar¬ 
mas, y la que no tiene éstas, tampoco aquélla; y ya decia Ma¬ 
quiavelo que los paises se rigen por las buenas leyes... iy 
por las buenas armas! De suerte que no sólo son éstas nece¬ 
sarias para la vida intornacional, sino para la interior; jcomo 
que las leyes dejan de tener eficacia sin la sanción, y para 
ésta es necesaria la fuerza! No se verä jamås en la Historia 
que hayan declarado la guerra los pueblos pequenos y débi¬ 
les, sino los potentes y prósperos, para acrecentar su pode¬ 
rio a costa de los debilitados y menguados. 
Pero con ser cosa ya demostrada el imperio y dominio 
inexcusables de la fuerza, no es todavia esto lo peor; lo poor 
es que no cabe tenerla sin que se manifieste y actue. Muchas 
veces se llega a tenerla con miras a la paz, obedeciendo al 
conocido precepto de que nada conduce a ella mejor que el 
prepararse para la guerra; pero, apenas se tiene, empuja con 
tanto vigor oomo si se hubiera creado con miras exclusiva 
mente marciales. 
Los agricultores de mi tierra Ilaman llecos a los terrenos 
qne no se cultivan, y por extensión, hacen frases muy gra¬ 
ciosas, como la de no querer que se quede Ileco ol voto 
cuando no quieren dejar de votar; pero nadie espera barbe¬ 
chos ni llecos en las fuerzas militares, al menos yo no lo he 
visto sino en casos tan singulares como pocos. Y nadie espe¬ 
re que ningûn género de fuerzas subsista de un modo per 
manente en estado potencial, porque cuando menos se pien 
se las despertarä la vibración apropiada, haciéndoles estallar. 
Y en las fuerzas marciales, jay!, si la vibración no viene a ex 
citarlas, ellas irán en su busca para excitarse con su contac- 
Max-Planck-Institut für 
les y Politicas 
htsgeschicht 
juropäische Rt
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer