Full text: Marichalar y Monreal Eza, Luis: Tesis: La organización económica nacional

DISCURSO 
116 
y de la obligación imprescindible de iniciar la obra de nues 
tro resurgimiento como potencia económica, no para aspirai 
a grandezas que ya pasaron y que son dificiles de alcanzar 
en tiempos de lucha encarnizada como los actuales, pero, al 
menos, para conseguir una posición desahogada como pue¬ 
blo y una independencia respetable como nación. 
No soy yo de los que ambicionan para mi patria—aunque 
parezca herejia declararlo—desarrollos sorprendentes que 
vinieran a convertirla en potencia de primer orden en todos 
los aspectos de su vida nacional. Y no lo ambiciono, porque 
creo que la primera condición del hombre pûblico es la del 
sentido de la realidad, para no pretender absurdos que le 
impidan lograr aquello que sea viable y hacedero. Ademås, 
vo vislumbro que no ha de pasar mucho tiempo sin que los 
Estados se pregunten en dónde radica la verdadera causa de 
la folicidad, pues a solas me doy a sospechar que ocurre en 
la vida pûblica algo análogo a lo que acontece en la vida 
privada, es a saber: que cuantos se precipitan en busca de 
posiciones elevadas y ambicionan sin medida honores, rique¬ 
zas y preeminencias, suelen, tras de una vida azarosa y agi 
tada, concluir mal, olvidados y pobres. 
Algo de esto nos ensena la Historia al través de sus pâgi¬ 
nas en todos los grandes pueblos que desde los albores de la 
civilización han pasado por Persia, por Egipto, por Grecia, 
por el Sacro Romano Imperio, por Espana misma, y recien- 
temente por la Europa central, cuyo pecado ha consistido en 
querer forzar la máquina de su crecimiento, de su expansión 
y de su pujanza. 
Siempre se ha dicho que la ambición y la codicia ciegan 
a los hombres; pero el concepto es igualmente aplicable a las 
colectividades, y por eso yo me contento, por lo que hace 
a Espana, con la pretensión de que, investigando nuestras 
fuentes originarias de riqueza y poniéndolas en condiciones 
de productividad, rindamos todos culto al trabajo, y poda 
mos, merced a la cohesión social que establezcamos entre 
nosotros, disfrutar de esa vida serena, tranquila y prestigiosa 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
uropäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer