Full text: Redonet López-Dóriga, Luis: Tesis: El trabajo manual en las reglas monásticas

684 
DISCURSO 
Constituida quedó la legislación cisterciense, por la Carta 
de Caridad, hecha en 1118 por los abades reunidos en Capi¬ 
tulo y aprobada por el Papa en 1119, cuya Carta, ejemplar 
hermoso de leyes, unió en un solo espiritu la naciente Con¬ 
gregación; y por el Libro de los usos, y las posteriores Cons¬ 
tituciones peculiares de las hijuelas que en las diversas na¬ 
ciones, como en Espana, nacian y se propagaban, general¬ 
mente bajo la advocación de San Bernardo. Siendo, segün 
quedó dicho, la puntual observancia de la regla benedictina, 
sin cambios ni interpretaciones, la base legislativa del Cister, 
obligadamente ocupó el trabajo de manos el primordial lu¬ 
gar que se le concede, recordando aquello de que son per¬ 
fectos los monjes que sin dejar de ser monjes, viven del pro¬ 
pio trabajo, cuya consideración movió el ánimo de los pri¬ 
meros cistercienses á segar los trigos, desmontar los cam¬ 
pos, cultivar la tierra, acarrear estiércol, cortar árboles en 
las selvas y realizar todos aquellos rudos trabajos con un 
celo que hizo exclamar à San Bernardo: Qualis vero religio 
est fodere terram, sylvam excidere, stercora comportare! 
Acabado el Capitulo, el prior, el subprior ó algûn herma¬ 
no à su mandato, tocaba la carraca y distribuia el trabajo y 
repartia las herramientas entre todos menos los enfermos 
y sujetos à otras ocupaciones, usando para ello de las menos 
palabras posibles. Esta disciplina del silencio, se mantenia en 
el lugar del trabajo, tan imponente y rigorosa, que se prohi¬ 
bian hasta las senas que no se relacionasen con la ocupación, 
y ni siquiera cabia la válvula de la confesión, sino en caso 
necesario, y con el abad ó el prior, pues no era ya licito al 
subprior oir confesiones sino sobre faltas cometidas alli mis¬ 
mo, y en tal contingencia, con toda brevedad y estando de 
pie confesor y penitente. Sin causa y sin licencia, no podian 
apartarse los trabajadores å ninguna parte, y una vez despa- 
chada la necesidad que les hubiera separado, volverian se¬ 
guidamente al trabajo. Se prohibia llevar al sitio de la labor, 
libro alguno para leer en los momentos de descanso, debian 
agruparse los hermanos cerca del prior en cuanto lo consin¬ 
k 
encias Morales y Politicas 
Rea Academta de 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer