Full text: Conde y Luque, Rafael: Tesis: Francisco Suárez, S. J. (doctor eximius)

555 
DEL EXCMO. SR. D. RAFAEL CONDE Y LUQUE 
Qué clase de comunidad es adecuada para ser objeto de 
la ley? Y con ocasión de esto, aduce la clasificación de las 
sociedades que hoy figura en la filosofia del Derecho, fun¬ 
dada en el total ó parcial cumplimiento de los fines huma¬ 
nos. La primera y principal es la universal del género hu¬ 
mano, cuyos individuos no se apellidan Juan ó Podro, sino 
hombre: Quia non fertur ad unumquemque, qua talis est, Pe¬ 
trus, v. g., sed qua homo (1); con lo cual pone Suárez el fun¬ 
damento de la igualdad juridica humana y el de la ciencia 
del Derecho internacional, como se verá después. Esta gran 
sociedad se divide en otras, que intitula misticas ó politicas, 
ontre las cuales enumera à la Iglesia católica, universal tam¬ 
bién, aunque con fin y medios especiales. Incluye del propio 
modo en ollas á las sociedades humanamente congregadas, 
para cuya existencia no basta el hecho de la muchedumbre 
yuxtapuesta, sino que necesitan tener un vinculo moral, or- 
denado á cierto fin y sometido á un superior. De éstas son 
perfectas la ciudad, el reino ó alguna posible, mâs alta co¬ 
munidad: todas son objeto de las leyes, por ser politicas ó de 
fines generales y comunes, no asi la sociedad absolutamente 
imperfecta, como la familia, donde no existe igualdad, ni fin 
comûn, ni soberania (2). 
Siguese de aqui lógicamente la cualidad, también esen¬ 
cial, de que la loy exista para bien de la comunidad; lo con¬ 
trario resultaria verdadera tirania. Cita en apoyo de este 
aserto varias autoridades, entre ellas San Agustin, quien en 
su célebre libro: De civitate Dei, declara que asi como las par¬ 
tes se ordenan al todo, la familia, à que Ilama initium, par- 
ticula (equivalente à la célula social de los modernos), debe 
subordinarse à la ciudad, para lo cual conviene que en las 
leyes de ésta inspiren sus mandatos los padres de familia (3). 
Sustancial, continua, es también que la ley sea producto 
(1) Ibid., pågs. 27 y 28. 
(2) Ibid., pág. 28. 
(3) Ibid., pág. 30. 
Max-Planck-Institut für 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer