Full text: Salvador Barrera, José María: Tema: La ciencia de la educación tiene su lugar propio entre las ciencias morales

DEL EXCMO. SR. D. JAVIER UGARTE Y PAGÉS 
151 
Dios de toda relación con el hombre, reducido éste á contras¬ 
tar su interés, su soberbia, su ambición, su codicia, todos sus 
apetitos y todos sus desenfrenos, en el troquel de una legis¬ 
lación endeble como todo artilugio humano, que puede bur¬ 
lar, saltando por encima de policias, jueces, carceleros y ver¬ 
dugos, la cuestión que hemos de resolver no estriba sino en 
la mayor ó menor habilidad de cada cual para rehuir perse¬ 
cuciones y castigos. Y los héroes del mal también granjean à 
su modo pergaminos y blasones. Negado à Dios el derecho 
de ciudadania, la sociedad pierde uno de sus más formida¬ 
bles apoyos. Por la fuerza se reprimen las violencias, pero ni 
se crea ni se dirige el espiritu colectivo, quebrado y mal¬ 
herido por los que, desde opuestas posiciones, sin rospeto à 
si mismos ni à los fueros de la guerra, pelean por adquirir lo 
que apetecen, ó pretenden conservar lo que adquirieron. Sölo 
la educación, la verdadera educación, la educación de la vo¬ 
luntad y del pensamiento, garantiza las mås altas prerroga- 
tivas de la personalidad humana, ensenando las obligaciones 
de la vida social é individual (1). 
(1) Tolérese que, para concretar ideas, demande el auxilio de un autor 
å quien me une la mås absoluta identificación intelectual. En definitiva, 
con nadie puedo estar más de acuerdo que conmigo mismo: 
Ah!, suprimid à Dios; de la familia 
haced un hato errante; 
ahogad los alicientes del trabajo; 
negad la propiedad, que es su acicate... 
La fe, el amor, la patria, la justicia, 
sepultad entre escombros humeantes... 
Derrocad los poderes, y en el cäos 
hundid las sociedades... 
Mientras no transforméis el alma humana, 
jintentaréis en balde. 
arrancando la flor, secar el germen 
de los hondos anhelos insaciables...! 
Pero ghabéis decretado nuestra ruina...? 
Pues cuando Dios nos falte 
y el pecho dolorido no serenen 
consuelos inefables 
cuando deje de ser la dulce esposa 
companera que el cielo nos depare, 
refugio tutelar de nuestros hijos, 
ángel de amor que nuestras penas calme; 
Max-Planck-Institut für 
y Politicas 
Real Acader 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer