Full text: Dato Iradier, Eduardo: Tesis: Justicia social

DISCURSC 
aquello que reclaman las relaciones esenciales à la vida del 
género humano, y tomada en sentido subjetivo, ó sea como 
virtud, la justicia es el hábito por el cual un hombre con 
voluntad constante y perpetua se inclina å dar à los demâs 
aquello que les pertenece. Y para demostrar la diferencia 
intrinseca y objetiva entre lo justo y lo injusto, examina el 
ilustre Prisco dos tesis. Primera, que existe una norma de 
justicia en las relaciones entre los hombres de todo punto 
independiente de sus caprichos y antojos, y segunda, que 
esta norma es ley obligatoria à que deben conformarse todos 
los hombres en sus actos sociales. Bien quisiera transcribir 
las tres páginas en que demuestra las tesis sentadas; pero ya 
que sea mejor que quien guste de ello las lea en la propia 
obra del autor, daré cuando menos una sintesis de su argu¬ 
mentación, por serme precisa para los ulteriores desenvol¬ 
vimientos de mis raciocinios. 
El género humano, en su idea y en su historia, es una 
verdadera sociedad; pero la sociedad es imposible sin un fin 
que dirija y mueva ordenadamente sus miembros y sin un 
orden de relaciones que enderece á la unidad del fin social 
las operaciones de aquellos varios miembros. Existe, por 
tanto, un orden de relaciones esenciales que lleva consigo el 
hombre desde el momento en que nace como base inconcusa 
de su ser y de su obrar en sociedad, y á no suceder de esta 
manera habria que decir que, destinado el hombre por la 
Naturaleza å la vida social, no le habia provisto de todo lo 
necesario; y si la ley que regula las relaciones esenciales en¬ 
tre los hombres es la justicia, la existencia de ésta, como 
norma de las relaciones entre los hombres, se halla supuesta 
por la idea del género humano, considerado como una sola 
sociedad. Quien esto niegue deberá afirmar que los actos mo¬ 
rales del hombre son esencialmente desordenados, pues que 
en efecto, el obrar de cada ser guarda armonia con su natu- 
raleza, y por eso el obrar propio del hombre, sustancia ra¬ 
»cional, serå racional también. Pero la razón, por impulso 
esencial de su naturaleza, se inclina á respirar en el orden 
Max-Planck-Institut für 
Morales y Politicas 
Real Ac 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer