Full text: García Alix, Antonio: Tesis: Función del rey en el régimen constitucional y parlamentario

CONTESTACIÖN 
724 
rección y de gobierno. jAh, senores! En esta materia, como 
en muchas mås, se adelanta å la ciencia la sabiduria del Ca- 
tecismo cristiano y el orden en que éste senala y ensena las 
virtudes que se llaman cardinales, como fundamentales 
que son del orden moral, no puede ni debe, sin notoria per¬ 
turbación, alterarse. Prudencia es la primera, como ha de 
ser también la cualidad de todo buen gobernante y sin la 
que la justicia misma, que es la segunda, se desnaturaliza 
y deja de serlo (summum jus, summa injuria), haciendo por 
completo innecesaria la fortaleza, que seria terquedad, como 
la templanza, que pasaria à la categoria de sacrificio inûtil. 
Por eso, el atributo natural del poder es la fuerza material, 
que la moral es precisamente la que llamamos prestigio y 
que tanto concurre à los éxitos y á la eficacia del principio 
de autoridad. La fuerza, que en definitiva implica lo que se 
llama nota coactiva del derecho, la ûnica para muchos, la 
principal y caracteristica para todos, al fijar la diferencia en¬ 
tre los deberes llamados perfectos y los imperfectos, como 
entre los órdenes moral y juridico; la fuerza, y nos referi¬ 
mos à la material unicamente, cuya necesidad no hay quien 
se atreva à negar y si tan sólo à discurrir sobre si es nota 
esencial ó meramente histórica del derecho, esto es, si es ó 
no consustancial á la relación juridica, û obra tan sólo de 
nuestra imperfección, susceptible, por tanto, de modificación 
por el progreso constante y sucesivo de la persona humana, 
va individual, ya colectiva; la fuerza, en fin, que es la coac¬ 
ción para la eficacia de la relación juridica y que en definiti¬ 
va puede llegar á constituir la ûnica superioridad real del 
principio de autoridad, la fuerza misma necesita regirse y 
moderarse por la prudencia, para que no Ilegue à constituir 
un agravio à la justicia, porque si asi sucediese, cambiaria 
de todo en todo su misión providencial, divina, de ampara¬ 
dora del bien y del orden, para convertirse en elemento des¬ 
tructor y de verdadera anarquia. 
Por eso también, cuando la fuerza no cumple con su de¬ 
ber, porque falta, y falta precisamente en su lugar y momen¬ 
Max-Planck-Institut für 
al Academie 
ncias Morales y Politica 
uropäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer