Full text: Gullón Iglesias, Pío: Tesis: Crisis contemporánea del régimen parlamentario

CONTESTACIÖN 
272 
Ese funesto dualismo entre las dos moralidades, escribi 
en otra ocasión, cuando adquiere cierto carâcter de perma¬ 
nencia, tiende á resolverse, no purificándose la püblica bajo 
el influjo de la privada, sino corrompiéndose ésta con el con¬ 
tacto de aquélla. Cualquiera que sea la organización de un 
pueblo, hoy ninguno se sustrae ya à la ley de la publicidad, 
por lo cual, cuanto ocurre en la esfera del Estado es de 
todos sabido y conocido. Ahora bien, cuando la inmoralidad 
politica no se detiene ante esa barrera, en un principio se 
produce el escándalo; pero á poco, el hábito va paulatina¬ 
mente embotando el sentido moral hasta que aquél cesa de 
causar repugnancia, y entonces nace la tentación de desafiar 
también la sanción social en la esfera privada, esperando que 
çon el tiempo la costumbre dé en ella análogos resultados. 
«Porque no hay posibilidad, dice H. Passy, de que la ley 
moral se doblegue en ninguna de sus aplicaciones sin doble¬ 
garse al mismo tiempo en todas las demás; el desprecio de 
sus prescripciones en la vida pûblica acarrea nécesaria¬ 
mente un desprecio igual en la vida civil. Las armas de que 
se valen los partidos para llegar á sus fines acaban por 
parecer de uso licito á los individuos para el logro de los 
bienes que codician. La corrupción desciende de la región 
donde estallan los conflictos politicos á aquella en que se 
rozan las rivalidades, las pretensiones, los intereses priva¬ 
dos, y á medida que extienda en ella sus estragos ha de 
corroer los cimientos en que estriban las libertades so¬ 
ciales.» 
«Observando bien—dice la eximia D.a Concepción Are¬ 
nal—llegamos á convencernos de que los grandes males son 
aquellos que se hacen ignorando que lo son, que se consu¬ 
man con tranquilidad de conciencia, y que, en vez de vitupe¬ 
rio, reciben aplauso de la opinión pûblica. Por cualquiera 
página que abramos el libro de la Historia, veremos que los 
pueblos sufren principalmente, no por los ataques de los 
malhechores, que las leyes condenan y la opinión anatema¬ 
tiza, sino por aquellos impunes y aplaudidos que destrozan 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politica: 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer