Full text: Torre de la Hoz, Luis María de la: [¬Los antiguos gremios]

DISCURSO 
322 
que funcionan aun, sirven de materias primas articu 
los casi totalmente manipulados, quedando reducida su 
faena à concertar esos articulos, segûn las necesidades 
y el gusto de los compradores. Cada cual procura en¬ 
sanchar su establecimiento, porque asi elabora con 
mayor economia. Hoy el dueno de un obrador puede 
carecer de la capacidad necesaria para ejeutar lo que 
el ultimo de los oficiales; ha menester, en cambio, las 
circunstancias del empresario moderno, y conoce los 
artificios del crédito, sigue los vaivenes del mercado, 
estudia el adelanto de las manufacturas, se anticipa à 
los caprichos de la moda, tiene comisionados, recurre 
à la exposición y al anuncio, y disputa palmo à palmo 
el terreno de la venta, mucho más escabroso que el de 
la producción, en la lucha implacable de la competen¬ 
cia libre'. 
En resolución, y dejando aparte ciertas excepciones, 
el gremio descansaba sobre los monopolios; ya no son 
posibles: le daban cohesión y vida el fervor religioso y 
la caridad cristiana; se han entibiado: era su primer 
componente el maestro, ante todo operario manual; al 
1 Los antiguos maestros también utilizaban alguno de estos medios para 
darse à conocer. He aqui el caso de la más perfecta exposición publica, que me 
indica el Sr. D. Manuel Rico Sinobas, y que debió ocurrir durante el primer 
tercio del penultimo siglo. Hablando de D. Juan Baptista Pérez de Guzmán, 
dice el P. Ortiz en su obra titulada El Maestro de escribir, pág. 70:“ Quisieron 
varios maestros que habia en Sevilla en su tiempo, mostrar su suficiencia, ha¬ 
ciendo carteles de diferentes letras y adornos, para ponerlos en pûblico el dia 
del Corpus de aquel ano; sûpolo antes el Juan Baptista, y lo que de su parte 
hizo fué, que el dia por la tarde de la vispera del Corpus, en que los maestros 
habian sacado en publico en la plaza de San Francisco sus carteles, puso 
varias mesas con recado de escribir, y en ellas muchos de sus discipulos, para 
que alli, en presencia de todos, executasen lo que sabian y lo que él les habia 
ensenado. Hiciéronlo con tanto primor, desenfado y destreza, que se admiró 
la gran multitud de gentes que habian acudido à la novedad, y todos se habian 
venido à verlos escribir, dexando los carteles de los otros maestros; y à los 
parabienes que le daban, decia con gran sosiego el buen Juan Baptista: Lo que 
vuesas mercedes han menester es que sepan escribir sus hijos, que el que lo 
sepan los maestros poco los importa, y claro está que lo han de saber., 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschie
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer