Full text: González Díaz Tuñón, Zeferino: Tésis: La causa principal originaria, ya que no la única, del malestar que esteriliza y detiene la marcha de la sociedad por los caminos del bien, es esa gran negación oculta y encarnada en el principio racionalista: la negación de Dios, la cual es principio generador del mal en todas sus formas

571 
DEL SR. D. FERNANDO ALVAREZ 
acostumbrado á cumplir los deberes en la medida de mis 
fuerzas, Ilenaré también éste con la brevedad posible. 
El eminente filósofo tomista, que nos honra á la vez 
con su presencia y con su escrito, ha expuesto en él las 
doctrinas que viene manteniendo y le han granjeado el 
aplauso y respeto universales. Una vez asentadas con só- 
lidos razonamientos y envidiable claridad, ha fijado vues¬ 
tra atención en la crisis profunda que agita al mundo, im¬ 
pulsado por elementos heterogéneos y opuestos: de una 
parte, el principio fecundo y consolador del cristianismo; 
de otra, doctrinas ateas y materialistas, el principio pa¬ 
gano rebelándose bajo mûltiples formas, en nombre de la 
ciencia, contra Dios, causa de todo bien y origen de toda 
sabiduria. 
Aprecia con elevado é imparcial criterio, asi los expo¬ 
sitores de la filosofia cristiana en la serie de los siglos, 
como los filósofos que, desviándose de la tradición reli¬ 
giosa, proclamaron el principio de la duda universal, de 
la libertad del pensamiento y de la independencia de la 
razón humana. Marca la corriente peligrosa de la escuela 
cartesiana; somete á examen detenido los sistemas que en 
más ó en menos traen origen de ella, el sensismo, el pan¬ 
teismo y el materialismo; demuestra cómo llevaron al 
terreno filosófico la negación de Dios y la ruina del orden 
moral, ultimos resultados de la filosofia racionalista en 
todas sus efimeras escuelas y derivaciones, estériles para 
la verdad y el bien, fecundas sólo para el mal y el error. 
Las obras todas del nuevo Académico, y el profundo dis¬ 
curso que acabáis de oir, constituyen una elocuente refu¬ 
tación de todas ellas. «El error, dice, pero el error en sus 
formas más brillantes, es el mayor castigo de la razón 
humana, cuando, arrastrada por la ola de la soberbia, va 
à estrellarse contra el trono del Altisimo,» prorrumpiendo 
en las horribles blasfemias de que Dios es el mal, y el in¬ 
dividuo moralmente irresponsable, el Cristianismo un 
Max-Planck-Institut für 
sy Politicas 
2uropäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer