Full text: González Díaz Tuñón, Zeferino: Tésis: La causa principal originaria, ya que no la única, del malestar que esteriliza y detiene la marcha de la sociedad por los caminos del bien, es esa gran negación oculta y encarnada en el principio racionalista: la negación de Dios, la cual es principio generador del mal en todas sus formas

Max-Planck-Institut für 
auropäische Rechtsgeschichte 
532 
DISCURSO 
cho que desear desde el punto de vista de su influencia en 
la moralidad del hombre y de la sociedad. Quien conozca 
un poco los pliegues y resortes multiples del corazón hu¬ 
mano, la debilidad de la voluntad para el bien, la fuerza 
de las pasiones para el mal, las situaciones complejas y 
con frecuencia dificiles de la vida, no puede abrigar la 
se à si mismo à la realización de su esencia, en conformidad y con 
sujeción à la ley interior de la vida, como desarrollo necesario de la 
virtualidad contenida en la esencia divina, es decir, segun la inte¬ 
rior identidad de las divinas propiedades, para hablar el lenguaje de 
Krause. Asi es que, para éste, ni la libertad divina se opone á la ne¬ 
cesidad divina con respecto à las criaturas (lo necesario temporal, 
en estilo krausista) ó esencias finitas, ni la libertad humana excluve 
la necesidad de obrar el mal, el cual es efectuado segun la ley nece¬ 
saria de la vida (also das Uebel auch macht eben diesen nottwendigen 
Gesetze verwirklicht wird); ó, mejor dicho, no existe en realidad 
distinción entre el bien y el mal, puesto «que el contenido puro del 
mal, considerado en si mismo..... es un bien esencial: Der reine In¬ 
halt des Uebels selbst ist für sich allein genomenen..... ein Wesenli¬ 
ches Gutes. » 
Doctrina es esta muy en armonia con la del mismo autor, cuando 
identifica y confunde la moralidad humana con la divinidad de la 
vida, en y para si misma: Die Sittlichkeit ganz einzig und rein beste¬ 
he in des Lebens Gottlichkeit an und für sich selbst. 
Por otra parte, aun prescindiendo del fondo panteista que encie¬ 
rra la teoria moral de Krause, bastaria para desvirtuar la escasa in¬ 
fluencia que ejercer pudiera sobre la conducta moral del individuo 
y de la sociedad, la limitación que envuelve relativamente à los des¬ 
tinos del hombre. La ineficacia real de toda teoria que busque la ba¬ 
se y el principio de la moralidad en imperativos y fórmulas de du¬ 
doso y estéril estoicismo, crece de punto cuando se dice, como dice 
Krause, que el destino de la humanidad se halla circunscrito à la tie¬ 
rra (die Bestimmung der ganzen Menschheit hier auf Erden ist); 
porque esto equivale á despojar al orden moral de uno de sus carac¬ 
teres más divinos, de una de sus condiciones más fundamentales 
para influir eficazmente en la moralidad privada y social. 
La filosofia cristiana nos ensena à obrar bien, no ya sôlo porque 
y en cuanto todo bien moral es una derivación mediata ó inmediata 
de la inteligencia y de la voluntad de Dios, sino también y princi¬ 
sy Politicas
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer