Full text: Eijo Garay, Leopoldo: ¬La persona juridica

117 
ser el mismo. Asi es la noción de la personalidad moral una nocion ana¬ 
lógica, porque se apoya sobre los caracteres comunes a la persona hu- 
mana y al ser social; una y otro difieren por su valor de ser: aquella. 
ser substancial, éste, accidental; pero cada uno a su manera realiza los 
otros caracteres de la personalidad. 
Afirmando la personalidad moral del grupo social, se explica toda 
la realidad del mismo, porque es fruto de un fenômeno de organizacion, 
de una actividad moral, porque es fuente de acción y tiene valor de bien 
para los sujetos sustanciales que le componen. La personalidad no es, 
pues, una simple exigencia del espiritu; el grupo social es por natu¬ 
raleza una persona moral; su realidad es irreductible; el ser humano 
individual y el social presentan analógicamente los mismos caractères de 
la personalidad, y la actividad juridica desarrollada por el grupo sera 
consagrada positivamente por la autoridad encargada de asegurar el 
reinado de la justicia; la intervención del legislador es aqui la misma 
que en otras materias: no puede ser cuestión de favor, como no lo es 
cuando se trata de determinar positivamente los derechos individuales. 
La distinción tajante que luego establece Clemens entre la persona 
moral, afirmando que el grupo social lo es por naturaleza, y la personali¬ 
dad juridica que entrega al dominio de la técnica y, en cierto modo, al 
criterio o sistema que impera en la legislación positiva de cada pueblo, de¬ 
clarando que si el grupo social es persona moral no se sigue de ahi que 
sea una persona juridica, envuelve quizás una contradicción y un peligro. 
Contradicción porque ;a qué exaltar tanto la redlidad moral de los gru¬ 
pos sociales y afirmar que por naturaleza son personas morales, criti¬ 
cando a Delos por haber dicho que esa personalidad era una mera cuali¬ 
ficación, si luego se queda a la mitad del camino y declara que de que 
sea una persona moral el grupo social no se sigue que sea una persona 
juridica? «Cómo concebir esta afirmación con la que acaba de recor¬ 
darse relativa a la intervención del legislador? El peligro está en que 
comprendida mal esa distinción, y fácil es no entenderla bien, puede 
hacer desmerecer a la doctrina misma llevándola a las proximidades 
de aquellas otras que vieron en este problema un asunto sólo de técnica 
juridica y lo resolvian asi como un puro artificio o aparato para cum¬ 
plir fines y satisfacer exigencias con más facilidad y seguridad que de 
otro modo podria alcanzarse. 
En rigor este punto corresponde a la Politica legislativa, y toca muy 
próximamente al problema fundamental de las relaciones entre el De¬ 
recho natural y el positivo, tan discutido en las escuelas, y sobre el cual 
el recipiendario, bien que de pasada, ha dicho la ultima palabra. De to¬ 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer