Full text: Eijo Garay, Leopoldo: ¬La persona juridica

109 
exigencias; es la obligación de justicia la que rinde lo que es debido à 
todo ser capaz de perseguir fines humanos y por ahi le hace un sujeto 
de Derecho. 
De la cosa conocida al sujeto cognoscente, relacion de verdad: adae¬ 
quatio rei intellectus et; de la deuda u obligacion al sujeto de derecho 
(cui debetur), relacion de justicia: suum cuique tribuere. Relacion de 
conformidad del cognoscente a lo conocido, he ahi el objeto formal de 
la verdad. La medida del quod debetur, relación del derecho del titular 
a la cosa debida por el deudor; he aqui el objeto formal de la justicia. 
Los datos del problema se invierten: del objeto al sujeto y no del su¬ 
jeto al objeto; pero esta inversión de términos es la que nos obliga à 
pasar por lo real y a penetrar la naturaleza de las cosas. 
En seguir este camino que conduce del objeto al sujeto, inverso al 
que generalmente han seguido las doctrinas formuladas que se aparta¬ 
ban de la filosofia tradicional, consiste, dice Le Fur, el objetivismo 
bien comprendido: una prioridad ontologica del objeto respecto del 
silieto. En si todo ser real es un objeto que deviene un sujeto cuando se 
le considera como fuente de actividad; pero toda actividad està en réla¬ 
ción con su fin y es dominada por él, comunicándole razon de ser y 
valor objetivo. Prioridad ontologica aun al respecto de los demas sères 
que deben respetar el fin de otro en razón de su propio fin. Cuando un 
grupo social se forma para un fin licito, la actividad desplegada para el 
bien comùn es inviolable porque los demás hombres se encuentran obli¬ 
gados al respecto de tal fin licito hipotéticamente. 
Solo mediante este procedimiento metodológico pueden evitarse los 
escollos en que tropezaron las más de las doctrinas formuladas sobre 
este problema de la personalidad colectiva: o el menosprecio y desco¬ 
nocimiento de lo real sólo estimado como ficción o su exaltacion à tal 
punto que sea considerado como un nuevo y verdadero ser sustancial; 
0 monismo individualista, fruto de la escuela de este nombre y de la con¬ 
cepción mecánica y atomistica de la sociedad, o monismo social, pro¬ 
ducto del positivismo sociológico, y uno y otro representan una vision 
unilateral y deformadora de los términos del problema referidos à los 
elementos individual y social porque al afirmar uno de ellos se niega y 
excluye o desbarata el otro. 
Nuestro insigne Prelado ha sabido huir de esos escollos porque, 
conocedor como pocos del pensamiento de Santo Tomás de Aquino, ha 
seguido fidelisimamente ese método que aprendió en su escuela y por 
haberle seguido ha sabido decir las cosas con fundamento in re y en 
forma tan clara y ajustada a la realidad que bien puede pasar por 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer