Full text: Zozaya You, Antonio: Libertad e individualismo

puede ya ser en absoluto el libre albedrio. Tuvieron razón los determinis¬ 
tas al afirmar que el hombre es solicitado e influido por una porción de 
factores naturales de fuerza enorme, como la herencia, el hábito, el medio 
ambiente y todos los que antes hemos enumerado; pero olvidaron que, 
entre todos estos factores, hay uno tan poderoso, tan decisivo, que él sólo 
es capaz de anular a todos los demás, no en un solo momento, pero si 
con la repetición de actos, y este factor es el pensamiento humano, la idea 
fuerza de FOUILLÉ (1), que justifica la aduana de FREUD (2). Si no fuese 
asi, el hombre de hoy seria exactamente igual al de los tiempos del antro¬ 
poide de CRO-MAGNON y del contemporáneo del Ursus speleus, el que 
vencia o sucumbia en renida lucha con el ictiosaurio y el megaterio. El 
mundo en que habita seria igual al mundo de hace setenta siglos. 
Pero esto no ocurre. Observemos a los animales más inteligentes y 
mejor estudiados, por ejemplo, por LUBBOCK y ESPINAS. Nos asombra la 
habilidad con que construyen las hormigas sus falansterios subterráneos, 
cômo se apresuran a cortar en las gramineas las extremidades para que 
no germinen los granos debajo de tierra. Sabemos que resuelven proble¬ 
mas de Geometria superior las abejas, al construir sus celdas en forma 
hexaédrica y como la reina se eleva vigorosa y va cansando a los zánga¬ 
nos, que tras ella ascienden, para que sea el más fuerte el que asegure el 
vigor de la especie. Nos asombran las palomas mensajeras con su orien¬ 
tación, inexplicada aun, y el instinto maravilloso de ciertas otras especies 
zoológicas. Pero los hormigueros de hoy son los mismos que los de hace 
dos o tres mil anos, los panales siguen siendo idénticos panales. En nada 
ha variado el medio en que viven las hormigas, ni el de las abejas; ellas 
mismas son exactamente parejas de las que aparecen fosilizadas en el in¬ 
terior de los sepulcros de los Faraones o en el de las Pirámides. Veamos, 
en cambio, lo que sucede a los hombres. La Naturaleza va matándolos 
uno à uno y, al parecer, haciendo estéril su labor; pero un hombre inventa 
la rueda, otro la palanca, aquél la ley de la gravitación universal, esotro 
la dilatación de los gases; más tarde, otros, el vapor, la electricidad, la 
brujula, la imprenta, la fotografia, la radiotelefonia, el analisis microscopi¬ 
co, el espectral y el quimico, el Cálculo infinitesimal, la navegación aérea 
y la submarina. Y la Naturaleza, implacable y severa, que va aniquilando 
à todos uno a uno, acaba por rendirse, amorosa y solicita, al esfuerzo 
firme y perseverante de todos. 
Confundieron los deterministas las causas con los motivos. No se pue¬ 
(1) FOUILLÉ. Liberté et Determinisme. Paris, 1884. 
(2) FREUD. Introducción a la Psicoandlisis. Trad. de LÖPEZ BALLESTEROS. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer