Full text: Maeztu, Ramiro de: ¬El arte y la moral

50 
de bien, en una palabra. La realidad del mal y del dolor 
hiere en algunos momentos tan cruelmente nuestros sen¬ 
mientos, nuestros anhelos; que, avasallando a la razôn, hace 
surgir el grito de protesta y rebeldia. Cuando surge espon¬ 
táneamente en las cumbres de la poesia, como es ei caso de 
Lamartine, puede ir unida a un alto corazón y a un espi- 
ritu escogido y fundamentalmente religioso. 
Por eso, al grito desolado de Lamartine: ««Quel crime 
avons nous fait pour mèriter de naître?», sigue despues 
aquella poesia, escrita toda ella con lágrimas, que se titula 
«El Crucifijo», y cuya primera estrofa dice asi: 
Toi que j'ai recueilli sur sa bouche expirante 
Avec son dernier souffle et son dernier adieu, 
Symbole deux fois saint, don d’une main mourante 
Image de mon Dieu. 
Por eso nuestro Espronceda no es el hombre irreligioso 
que el vulgo supone, sino todo lo contrario: un creyen¬ 
te (1). En cuanto a Guyau, que murió joven, y que en 
ciertos aspectos se asemejó a Taine, es muy probable que 
hubiera evolucionado en la misma dirección que éste. Y 
quién sabe si, como Mauricio Barrés, habria llegado a soste¬ 
ner el culto catélico en Francia. 
Pudiera quizás decirse que, al choque violento de sus sen¬ 
timientos con la realidad, poetas y pensadores dieron a su 
inspiración la forma de una protesta, de una blasfemia a 
veces; pero el fondo de un tributo ferviente a los más 
nobles ideales de justicia y de amor. 
Y claro es que si Dios personifica y contiene todo bien, 
es a ese Dios mismo, al que culpable y ciegamente se ofen¬ 
de, a quien se tributa en realidad un homenaje. 
De ahi que la pravedad, la culpa de estas transgresio¬ 
nes, no sea en muchos casos tan grave como a primera 
vista aparece, aun cuando siempre merezca censura, y a 
veces vituperio, por cuanto puede debilitar en algunas almas 
Véase «Espronceda, su época, su vida y sus obras», por D. José 
Cascales Munoz 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer