Full text: Sánchez Guerra, José: ¬La crisis del régimen parlamentario en España: la opinión y los partidos

50 
implantando también el sistema; el Conde de Bugallal, tam¬ 
bién nuestro ilustre companero, no ha recatado en el Parla¬ 
mento y en la prensa su opinión favorable; y de continuo 
leemos articulos vulgarizadores y defensores de la reforma. 
Ni Espana está, pues, ausente de ese movimiento moderno 
que trata de organizar el sufragio universal, ni podráä negar¬ 
se en este caso que las derechas politicas, y muy especial¬ 
menté los hombres del partido liberal conservador, se apre¬ 
suraron a ocupar puestos de vanguardia. 
Abordado el tema, seria en mi cobardia imperdonable el 
no dar mi opinión, y como entiendo que el mejor procedi¬ 
miento de todo el que ocupa un puesto en la vida pûblica es 
la sinceridad, con ella por norma expresaré mi criterio. 
La R. P., a mi juicio, necesita dos complementos: escru¬ 
tinio de lista en la elección, circunscripciones amplias en la 
división electoral. Es innegable que el peor de los caciquis¬ 
mos es el rural; como dijo Odilon-Barrot, es el que tiene mâs 
corto el mango del martillo y golpea con más fuerza; es el 
más odioso, porque es el más ilmediato, y acecha al detalle 
las nocesidades más perentorias en la vida de los dominados 
para hacer de ellas mercancia. Es más dificil y menos fu¬ 
nesto el caciquismo a medida que ensancha su radio de ac¬ 
ción; primero, porque no se ejerce tan violentamente; segun¬ 
do, porque se precisan mâs condiciones para el ejercicio. Un 
barbarote analfabeto puede ser cacique de una aldea; no 
arraigaria como cacique de provincia. Y otro tanto puede 
decirse del soborno: comprar un Censo rural, es posible, y 
aun fåcil... relativamente — jbasta tener dinero! —; comprar 
el Censo de una provincia, es más dificil. Esa frase que hoy 
se usa en el argot politico «de tener distrito propio», no ten¬ 
dria realidad en circunscripciones amplias si el interesado 
no tuviera ideologia conocida, condiciones de mentalidad, 
algo que le elevase sobre el nivel medio de los electores. 
Todas estas ventajas son innegables: son las mismas que 
proclamaban los franceses al tronar contra los mares sta¬ 
gnantes de su politica, las charcas que hacian posibles los 
arrondissementiers. 
Max-Planck-Institut für 
Ree 
encias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer