Full text: Goicoechea Cosculluela, Antonio: ¬El problema de las limitaciones de la soberanía en el derecho público contemporáneo

kaaa 
- 
36 
la Constitución federal realizó prácticamente el ideal de 
Montesquieu; creando un poder legislativo totalmente aisla¬ 
do del Ejecutivo y sólo limitado por el veto presiden¬ 
cial (30). En las Constituciones de los Estados, las llamadas 
distributing clauses aparecen inspiradas en principios todavia 
más radicales. El articulo 3o de la primera Constitución de 
Estado de Massachusetts, decia textualmente: «En el Go¬ 
bierno de esta Repûblica, el departamento legislativo no 
ejercerá jamás los poderes ejecutivo o judicial, ni ninguno 
de ellos; el judicial no ejercerá jamás los poderes legislativo 
o ejecutivo ni ninguno de ellos, a fin de que éste pueda ser 
un Gobierno de Leyes y no de individuos (31).» 
Lo que en el fondo de todo ello late es una concepción 
dualista del Estado, heredada del antiguo régimen, acentua¬ 
da bajo la monarquia patrimonial y de la cual aùn se con¬ 
servan vestigios. La oposición entre el principe y el pueblo 
considerados dentro del Estado como sujetos de derecho 
distintos e independientes es el hecho fundamental de que 
se parte y al que se pretende dar una base cientifica. Juan 
Bodin, en su tratado de la Republica, no hace en realidad 
otra cosa, que separar del soberano el derecho de enjuiciar, 
conservándole, en cambio, los que enumera: el derecho de 
legislación, el de batir moneda, el de hacer la guerra y con¬ 
certar la paz, el de nombrar los altos funcionarios, el de gra¬ 
cia, el de levantar impuestos, el de exigir obediencia y 
fidelidad a los sûbditos. Locke parte para su clasificación 
(30) Claro es que el principio general tiene sus excepciones: el nombramiento 
de los jaeces y altos funcionarios por el Presidente con el placet del Senado; la cons¬ 
titución del Senado en alto Tribunal para los casos de impeachement; la negociación 
de Tratados por el. Presidente con el asentimiento del Senado mismo. En realidad, 
todo eso responde al doble carácter del Senado como Consejo ejecutivo y como 
órgano del Poder legislativo. En general, el principio fundamental es el mismo de 
la Asamblea francesa de 1791, que Wáshington sintetiza en estas frases de su dis¬ 
curso de despedida de 1796: dla necesidad de equilibrar los poderes pûblicos, divi¬ 
diéndolos y subdividiéndolos entre varios detentadores, naturalmente celosos de sus 
atribuciones.» Cosa muy semejante decia Saint-Just en la Convención: dos tiranos 
dividen al pueblo para reinar; dividid el poder, si queréis que la libertad reine.» 
(31) Citado por Goodnow, Le Droit administratij des Etats Unis, pág. 34. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer