Full text: Zavala Camps, Alfredo: Algunas reflexiones sobre los juegos prohibidos

22 
reconoce al recordar vagamente las responsabilidades de indole criminal 
(articulos 1.406 y 1.411). 
Escriche recuerda en su Diccionario que el jurisconsulto Paulo, en la 
ley II, titulo V, libro II D, hizo mención de un Senado consulto que pro¬ 
hibia arriesgar dinero en el juego, cualquiera que fuese su especie, excepto 
en aquellos que podian contribuir al mejor manejo o ejercicio de las ar¬ 
mas o al desarrollo de la agilidad y fuerza del cuerpo. El Senado con¬ 
sulto negaba toda acción para reclamar lo ganado en juego prohibido, 
y concedia una al que hubiese perdido para repetir por lo pagado, aun¬ 
que el pago hubiera sido voluntario, pues se consideraba hecho sin cau¬ 
sa o con causa injusta. El pretor negaba a los duenos de casas de jue¬ 
go acción para perseguir los insultos, danos o hurtos de que hubieran 
sido victimas. (Ley 1.a, t. V, lib. IID.) 
Justiniano prohibió también los juegos, con excepción de los de des¬ 
treza o ejercicio corporal, pero limitando en éstos la suma arriesgada a 
un escudo de oro; y, respecto a los prohibidos, confirmó el anterior S. C., 
annadiendo: 1.°, que la acción para repetir por lo pagado no estaba sujeta 
al término general de prescripción de treinta anos, sino al de cincuenta, 
pudiendo ser ejercitada por el interesado y sus herederos; 2.°, que si aquel 
no accionase por la cantidad perdida y satisfecha, pudieran reclamarla los 
oficiales municipales para invertirla en obras publicas. (Leyes 1.a, 2.a y 3.a 
titulo 43, libro 3.° del Codigo.) 
(7) No se refieren a la calificación del juego en su realidad objetiva, 
sino a las consecuencias legales que produce con relación a los estados 
procesales de quiebra y concurso del jugador, los articulos 1.oo5 del Cò¬ 
digo de Comercio de 1829 y 888 del vigente de 1885, y, en armonia con uno 
y otro, los 538 y 542 del penal, que tampoco castiga el juego en los articu¬ 
los 359, párrafo segundo, y 548, nûmero 8.°, donde caracteriza como formas 
de estafa las malas artes empleadas para asegurar la suerte. 
(8) Irrealizable anhelo, expresado en una copla popular, recogida por 
los sennores don Serafin y don Joaquin Alvarez Quintero en su portentosa 
comedia Malvaloca. 
(9) Código penal, articulo 358. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer