Full text: Arnáiz Calvo, Marcelino: ¬El espíritu matemático de la filosofía moderna

EL ESPIRITU MATEMATICO DE LA FILOSOFIA MODERNA 
174 
de abstracción, es decir de asimilación y dominación de lo real, y 
el grado máximo corresponde a la idea de ser, colocada en el vérti¬ 
ce de la pirámide de los conocimientos; ella ilumina desde esta al¬ 
tura y penetra toda ciencia hasta la base, que por su distancia y ca¬ 
racter concreto es lo más obscuro, impenetrable y casi ininteligible: 
los seres concretos son objeto de experiencia, no de ciencia. Y si la 
realidad está constituida por existencias concretas, la ciencia aristo¬ 
télica en oposición a la platónica, no puede ser ecuación de lo real; 
la ciencia es verdadera, expresa la verdad de las cosas, pero sólo re¬ 
lativamente; sus conceptos, principios y leyes no pasan de ser es¬ 
quemas abstractos que tocan lo real y lo exclarecen exteriormente, 
pero incapaces de hacer llegar directamente su luz al interior denso 
e impenetrable. Las ideas básicas de materia, potencia, existencia, 
son tan impenetrables como necesarias. Nadie como Sto. Tomás y 
los escolásticos han puesto en claro la imperfección radical del co¬ 
nocimiento humano y su relatividad sin llevarla al extremo de las 
exageraciones modernas del relativismo. El conocimiento de las rea¬ 
lidades suprasensibles se hace por medio de conceptos impropios, 
indirectos y analógicos, necesitando en cierto modo ser corregidos 
y depurados por negaciones para ser verdaderos; de donde se sigue 
que estas realidades permanecen incomprensibles en si y directa¬ 
mente para la inteligencia: cognitio earum nos est humana possesio. 
Aun en el orden fisico, definimos la impenetrable substancia por las 
propiedades, y estas por la substancia, la causa por el efecto, etc. 
La estructura del pensamiento y del lenguaje llevan el sello de la 
relatividad, constituidos por formas analiticas, abstractas, incomple¬ 
jas, en relacion a la complejidad sintética de lo real. La inteligencia 
procede en la ciencia por análisis y sintesis, por composición y di¬ 
visión; la verdad formulada en el juicio y el razonamiento son rela¬ 
ciones. Pero este sabio y prudente relativismo no es el puro relati¬ 
— —— 
(1) Ct. CL. PIAT, Aristote, p. 1-41. Col. Les grands philosophes. 1912.— 
A.-D. SERTILLANGES, S. Thomas d'Aquin, vol. I, p. 39-54. Col. Les grands phi¬ 
losophes. 1913. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer