Full text: Cuello Calón, Eugenio: ¬La reforma penal en España

26 
sin distinguir, distinción de gran trascendencia doctrinal y 
práctica, entre las causas justificativas, las que hacen perder 
al hecho su carácter antijuridico, y las causas o circunstan¬ 
cias que excluyen la imputabilidad. Aun cuando la concurren¬ 
cia de ambas produce la exención de responsabilidad crimi¬ 
nal, su diversa esencia y naturaleza, impone una marcada 
separación de dichas circunstancias en el texto legal, y por 
otra parte no debe olvidarse que mientras las causas justi- 
ficantes originan también la exención de la responsabilidad 
civil proveniente del delito, ésta queda en pie en el caso de 
concurrencia de causas de inimputabilidad, disparidad de 
efectos que refuerza la necesidad de diferenciar en el texto 
legal ambas clases de eximentes. 
No son de gran entidad las modificaciones que demanda 
la regulación actual de los eximentes, esto no obstante, algu¬ 
nas de ellas requieren cambios o retoques que deben ser Ile¬ 
vados a cabo por la reforma penal. 
En esta materia, creo, debe conservarse la distinción. in¬ 
troducida por el Código de 1932 y mantenida por el vigente, 
entre enajenación y trastorno mental transitorio, diferen¬ 
ciación justificada por la considerable diversidad de ambos 
estados, pero retornando a la redacción de aquel Código que, 
de mayor eficacia preventiva, aseguraba una protección social 
màs vigorosa. 
Asimismo deberia restablecerse el precepto del Código 
de 1932 que declaraba eximente la embriaguez cuando fuera 
plena y fortuita", pues aun siendo posible con arreglo al 
texto en vigor, no obstante no hacer declaración expresa, es¬ 
timarla como causa de exención de la responsabilidad crimi¬ 
nal (1), la redacción que propongo, la misma de aquel texto 
(1) "No obstante la supresión de este precepto, creo que con arre- 
glo a la ley vigente, la embriaguez conserva su rango de causa de 
exención de la responsabilidad criminal cuando concurran estos requi- 
sitos: a) que prive al agente por completo de sus facultades mentales; 
b) que no haya sido buscada de propósito para delinquir." E. Cuello 
Calón, Derecho Penal, 9.“ edición, pág. 431. También Castejón, que in¬ 
tervino en la preparación del Código hoy vigente, cree en su posible 
fuerza eximente por ser una modalidad del trastorno mental transi- 
torio; "en caso de presentarse, dice, no habria dificultad para conside¬ 
rarla incluida en el trastorno mental transitorio" Génesis y breve co- 
mentario del Código penal de 23 de diciembre de 1944, en Revista Ge¬ 
neral de Legislación y Jurisprudencia. 1945, pág. 335. En igual sentido 
Ferrer Sama, Comentarios al Código penal. Murcia, 1946, pág. 287. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer