Full text: Pérez Serrano, Nicolás: ¬El poder constituyente

29 — 
La segunda paradoja no tiene un simple valor de disqui¬ 
sicion teorética, sino que ha alcanzado en la realidad (29) re¬ 
percusiones trascendentales. La doctrina correcta consiste én 
dar por inconcuso que el Estado preexiste, aunque su estruc¬ 
tura se modifique, acaso radicalisimamente, por obra de la 
Constitución nueva promulgada. Porque el Poder constitu¬ 
yente no crea el Estado, sino que fragua una especial forma 
de organización de él, cuya vida anterior se da por supues¬ 
ta (3o), y aun cuando coincidan alguna vez ambos fenôme¬ 
nos deben delimitarse pulcramente. No hay, por tanto, su¬ 
cesión de un Estado a otro, sino continuidad del unico que 
ya vivia, para lo que presta servicio eminente la tesis de la 
personalidad. Y no obstante, no han faltado ejemplos de so¬ 
luciones contrarias, pues en ciertos momentos revolucionarios 
se ha entendido que la disociación entre el antiguo y el nuévo 
régimen era tan grande que ello autorizaba para negar la 
continuidad e incluso repudiar la herencia, liberándosé asi de 
deudas onerosas (31). 
La paradoja, y casi contrasentido, de un organizador que 
carece de organización no constituye reproche que pueda uni¬ 
camente dirigirse contra el Poder que estudiamos, antes bien 
es suceso de todos los dias en las mas varias esferas de la 
convivencia humana, y también las explicaciones de HAU¬ 
(29) Y, por supuesto, en la doctrina, pues desde ARISTÖTELES se de¬ 
bate (con todas las reservas propias del caso con respecto al concepto 
de Constitución entonces). Al advenir en Alemania la Repûblica de 
Weimar se suscitó ultimamente animada polémica en torno al particu¬ 
lar, como puede verse en HATSCHEK, Deutsches u. Preuss. St. R., citado, 
tomo I. pág. 11. 
(30) De ahi la mayor claridad que ofrece el caso francés si se com- 
para, v. gr., con el norteamericano. En la Francia de 1789 habia una 
realidad previa indiscutible: el Estado unitario creado por la Monarquia 
absoluta; se trataba tan sólo de un tránsito en su régimen legal y en 
sus instituciones; en cambio, la Constitución de los Estados Unidos 
de 1787 crea una unión, un Estado federal, que antes no existia; por 
donde se conjugan, y en algûn sentido se pueden confundir, la forma¬ 
ción de una comunidad politica y la fijación del sistema juridico a que 
ha de someterse. 
(31) En la tesis de sоhII (Verfassungslehre, citado, § 10, IIl 
son casos de destrucción de la Constitución, porque se suprime no sólo 
la legislación constitucional y aun la Constitución misma, sino también 
el Poder constituyente que venia existiendo, y, por tanto, el fundamente 
de la Constitución anterior. Recuérdense los casos prácticos de la Fran¬ 
cia revolucionaria y de la instauración del régimen bolchevique en Ru¬ 
sia: en una y otra ocasión se rechazaron las deudas de la época de los 
tiranos 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer