Full text: Montero Gutiérrez, Eloy: Crisis de la familia en la sociedad moderna

9 — 
Y decidme: j Hay mucho que no hayamos aprendido en 
el hogar? jAh!—me diréis—, si ; el hombre ha logrado gran¬ 
des, profundos conocimientos en las Ciencias, en las Le¬ 
tras, en las Artes, en el Derecho, fuera del hogar, en la Uni¬ 
versidad, en la Academia, en los Laboratorios, en los Se¬ 
minarios, en los grandes centros de cultura, ha dominado 
la misma Naturaleza, sometiéndola a su arbitrio; ha hecho 
descubrimientos sorprendentes; ha ideado concepciones filo¬ 
soficas verdaderamente maravillosas; ha excogitado siste¬ 
mas vastos y fecundos de politica... 
Pero, de qué sirve todo esto en los momentos de tedio, 
de dolor y de amargura a que antes me he referido? 
En cambio, jcuànto valen entonces las ensenanzas ben¬ 
ditas del hogar, de la familia!... Que es preciso cumplir siem¬ 
pre el deber, que la vida es un valle de miserias y de lágri¬ 
mas, que nuestro fin no es esta vida miserable, que Dios 
nos contempla y premia nuestros sufrimientos... Esas son 
las ensenanzas sencillas que todos hemos aprendido en el 
hogar, y esas son las unicas que pueden servirnos de con- 
suelo en los dias nublados y sombrios de nuestro vivir. 
La familia nació del soplo del mismo Dios en el Pa¬ 
raiso de delicias. Dios creó al hombre y le dió luego una 
companera semejante a él, y completando a los dos, hizo del 
varon un padre animado con la fuerza y el vigor, y de la 
mujer una madre, embellecida por los encantos y por la 
ternura, y màs tarde convirtió en hijos el fruto de aquella 
ternura y de aquella fuerza, mediante divina bendición. 
Los padres continuaron la obra de Dios, criando hijos, 
perpetuando la vida y el linaje humano, y en nombre de Dios 
gobiernan el hogar, formando el corazón, alumbrando el es¬ 
piritu con la luz de las celestiales ensenanzas, dirigiendo a 
sus hijos hacia el bien, hacia la verdad, hacia la belleza. 
El hombre es la cabeza de la esposa; la mujer es el co¬ 
razon del hombre. 
La pasion humana deformó y desfiguró la familia. En 
aquellos pueblos principes, que tuvieron tanto tiempo en sus 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer