Full text: Montero Gutiérrez, Eloy: Crisis de la familia en la sociedad moderna

114 — 
indisolubilidad del lazo conyugal, han sabido mostrar a la 
Humanidad el camino del verdadero amor. 
No; no sirven a la Humanidad los que aceptan el di¬ 
vorcio para salvar su felicidad personal, sino los que la sa¬ 
crifican en aras del bien comûn, para cumplir las leyes mo¬ 
rales, a las que debe ajustarse la conducta humana. 
La idea básica del divorcio està en que el amor perte¬ 
nece integra y exclusivamente a quien lo experimenta, que 
presta su corazón, pero sin entregarlo jamàs; lo presta a 
una mujer determinada, porque espera, mediante ella, gozar 
de su propio sentimiento y porque estima que la posesión 
de aquélla es algo indispensable y necesario para su bienes¬ 
tar, para su placer, para su felicidad; pero lo prestarà ma¬ 
nana, unas horas después, a otra mujer, que le parecerà 
mås amable, y más apta para hacer su bienestar, tratando 
de seducirla y sin preocuparse para nada de la primera mu¬ 
jer. Luego el que asi piensa no pretende la entrega a otro 
de si mismo, sino más bien, y podemos decir que de ma¬ 
nera exclusiva, el conquistar un corazón para su provecho 
y su placer personal. 
Es la fórmula tan conocida de todos: "Yo quiero vivir 
mi vida ; vo quiero vivir para mi mismo, sin preocuparme 
de nadie, sin sacrificarme por nadie; tengo derecho a mi 
placer, a mi bienestar, a mi exclusiva felicidad. 
Y ésta es la fórmula precisamente mas contraria al ver¬ 
dadero amor; porque expresa una voluntad, un deseo de 
gozo y de placer personal, el mas opuesto al amor, que ante 
todo es generosidad, es sacrificio, es entrega, es olvido de 
si mismo en aras y en obsequio del amado. El vivir su pro¬ 
pia vida equivale al egoismo más perfecto. 
Semejante doctrina no es la más propia para el desen¬ 
volvimiento del amor, al que reduce a un sentimiento pasa¬ 
jero, sujeto a cambios constantes; hoy se ama a una mu¬ 
jer, se la seduce y se la posee; mannana se amará a otra, se 
la seducirá y se la poseerá, con olvido absoluto de la pri¬ 
mera; y ese juego tan poco generoso, tan egoista, puede re¬ 
petirse de modo indefinido. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer