Full text: Minguijón Adrián, Salvador: ¬Los intelectuales ante la ciencia y la sociedad

ción incluya en su regazo la labor precedente del espiritu 
humano». 
Es necesario crear sintesis mentales duraderas. La de¬ 
bilidad mental se manifiesta por la impotencia de creerlas 
El hombre ha de ser una consistencia espiritual estable en 
medio de la sucesión de impresiones. El espiritu, cuando 
tiene un principio director de la evolución mental, impri¬ 
me unidad a la variedad de los fenómenos. 
El sentir idealista y unitario no lo pueden encarnar 
cumplidamente las profesiones intelectuales, aun las más 
serias, si no se nutren de una savia filosófica o religiosa. 
Sin esto el hombre no puede dar sentido pleno a ninguna 
de las fragmentaciones innumerables en que la ciencia se 
dispersa. El hilo de oro que enlazaba las impresiones y los 
conocimientos está roto, aunque es verdad que tiende a 
reanudarse. El hombre, si no tiene alguna explicación sin¬ 
tética de si mismo y del mundo, carece de órganos de lo¬ 
calización y de continuidad que situen y relacionen los co¬ 
nocimientos y extraigan de ellos elevaciones y direcciones. 
Los hombres de estudio y de trabajo especializados en 
una rama particular deben llevar en su alma el sentido de 
lo trascendental, deben ver que en todo hay materia de 
meditación, porque para el espiritu despierto toda impre¬ 
sión se dilata en resonancias amplificadas, como las ondas 
de un lago se agrandan en circulos concéntricos cuando una 
piedra rompe el cristal de la superficie. 
Con su sereno espiritu de observación notaba le Play 
que los sabios «llevados a un trabajo asiduo por el atrac¬ 
tivo de la ciencia, protegidos contra el error por su método 
de investigación, bastante bien preservados del orgullo por 
la naturaleza misma de sus trabajos, que no permiten ape¬ 
nas pretender el favor del publico, los sabios logran mejor 
que los literatos garantirse de la corrupción».) 
Pero no han quedado indemnes de criticas severas mas 
o menos justas. Es Augusto Comte quien ha dicho que sus 
sentimientos sociales están a la altura de sus ideas. Pa¬ 
rece, dice, que el cultivo de las ciencias deben refrenar en los 
que a él se entregan el egoismo individual; no sirve mas que 
para hacerlo más sistemático y más corruptor. 
-80— 
Max-Planck-Institut für 
sy Politicas 
uropäische Rechtsgeschic
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer