Full text: Minguijón Adrián, Salvador: ¬Los intelectuales ante la ciencia y la sociedad

Nunca han cruzado más ideas por el horizonte del es¬ 
piritu humano. Pero estas ideas, después de un rápido bri¬ 
Ilo meteórico, sufren una especie de mortal decaecimiento. 
Apenas se ha gastado la seducción de la novedad pierden 
su sabor, su fuerza atractiva y su potencia de emoción. Ne¬ 
cesitamos verdades impulsoras y vitales, afirmativas y triun¬ 
fadoras que aunque surian de las realidades de la vida afir¬ 
men sobre la vida una excelsa soberania. 
Una sucesión de estados mentales sin continuidad es 
algo que no Ilega a insertarse en la vida. Más que variar 
sin guia ni sentido, nos es necesario profundizar. Profun¬ 
dizar es una manera de renovar. La meditación es una per- 
sistencia del pensamiento que descubre las cosas ccultas y 
tecundas. 
Un instinto intelectual primario nos lleva a despreciar 
las cosas vividas y experimentadas, como si hubieran dado 
ya tedo su rendimiento y no quedara mâs que arrojarlas 
cual una naranja ácida y seca a la que se ha exprimido 
todo su jugo. Pero hay alguna fuente verdaderamente 
fecunda que la humanidad haya agotado? Los grandes 
principios, no brotan constantemente adaptaciones y ri¬ 
quezas insospechadas? Bajo la idea general el contenido 
se renueva, rumores juveniles pueblan el viejo cauce y aca¬ 
so una mayor profundidad de comprensión rectifica las des¬ 
viaciones. 
Una misma idea, con el avance de los tiempos, puede 
ser mejor comprendida, méas profundamente vivida. La in¬ 
teligencia y el corazón humanos, colocándose en distintas 
perspectivas, bajo la presión de nuevas necesidades, pueden 
descubrir aspectos y soluciones de que no tuvieran plena 
conciencia las generaciones anteriores.  No es la misión del 
hombre sacar constantemente de lo eterno aplicaciones tem¬ 
porales al mismo tiempo que con lo temporal elabora subs- 
tancia de eternidad? 
Hay cosas vivas y necesarias que fueron desechadas 
por incomprendidas. La rabia de destruir suele ser senal 
de impotencia para crear. Por lo general hay que tratar las 
cuestiones «de modo—como dice Croce—que la nueva solu- 
— 79 — 
Max-Planck-Institut für 
lemia de Ciencias Morales y Politicas 
uropäische Rechtsgeschicht
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer