Full text: Minguijón Adrián, Salvador: ¬Los intelectuales ante la ciencia y la sociedad

taa p 
atinado en otro més lamentablemente equivocado. Se advierte re¬ 
aécion consoladora, pero todavia están ojerciendo su influencia 
mortifera factores de descomposición y extravio, escollos que ha¬ 
sen pensar en su decadoncia. 
El sefala algunos. Uno es la mala interpretación y mal uso del 
maquinismo. «En vez de servirse de la máquina para acrecer el 
Senorio del espirita sobre la materia, la civilización moderna 
tomô de la maquina el ruido, la velocidad sin objeto, el anhelo de 
lo inmediato, la carencta de finalidades sustanciales, la aniquila- 
soion de las amplias perspectivas.» El maquinismo ha sustituido a 
ma civilización de calidad, una civilización de cantidad, peligro 
denunc'ado también por nuestro Secretario, Sr. Zaragüeta, en las 
cédblas disertaciones con que este curso ha colaborado a la eleva 
de poncicia de nuestro companero Sr. Dullon, Marqués de Selva 
Alegre. 
Ctro es du carencia de auto control. Lo ha perdido. sHoy ne 
poseemos las cosas; las cosas nos poscen.» El xinventor» no podra 
dominar su descubrimiento y serán necesarios nuevos esfuerzos 
para que la espivitualidad humana mantenga su senorio sobre 
las consecuencias de lo que ella misma ha creado. «El hombre ha 
perdido su carâcter de centro y de fin. Ha dejado de reinar por¬ 
que ha dejado de servir a Dios.» 
Otra de esas heridas es el atropellamiento, el ansia de veloci¬ 
dad sin :n. «La velocidad uniforma la vida y, por lo tanto, la em¬ 
pobrece; lo peculiar, lo individual, queda eliminado.» 
«La forma de la velocidad aplicada a la producción intelectual 
es el periodismo.» Sobre el periodista pesa una grave responsabi¬ 
idad, porque él, más que el hombre de estudio, es quien impulsa 
y dirige los movimientos de opinión que pueden cambiar todas 
las condiciones en que sé desenvuelve la vida politica y social. Fl 
conoce bien ese oficio y sabe bién cuál es su mision y las dificul¬ 
tades casi invencibles en que el periódico se debate para cumplir¬ 
la honorable y suficientemente, aun con la colaboracion de las 
grandes firmas intelectuales. De ahi el estrago que tiene que pro¬ 
ducir. 
Termina sénalando las sendas que nos levan al buen camino. 
a comprension sintética «en la cual los diversos conoci¬ 
nentos, penetrandosé y completandose, adquieren un sentido hu¬ 
mano y divino à la vez». Cree que nada puede sustituir para eso 
ciencias filosoficas, a las que se dèbe prestar mayor atéh¬ 
cion, sel hombre que no cree en lo absoluto no es un ser humano 
integral, es un arbol sin raices, por cuyas ramas no corre savia 
— 132 — 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politica. 
päische Rechtsgeschicht
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer