Full text: Minguijón Adrián, Salvador: ¬Los intelectuales ante la ciencia y la sociedad

dia para sacar la instantånea del espiritu inquieto y complejo 
que llama hoy a la puerta de la Academia. Muchos de esos datos 
los adquiri en una larga convivencia con él, convivencia que co¬ 
menzó en los bancos de estudiante, alli, en el Seminario de Za¬ 
ragoza—ya pasó agua por el rio—, y de cerca o de lejos ha con¬ 
tinuado hasta hoy. He adquirido otros, leyendo todo o casi todo lo 
que ha escrito y en el tiempo en que lo escribió. Podia conocer 
el «porqué» y el «para qué» lo escribió, y dada su extremosa since¬ 
ridad, cada libro, como cada párrafo del ûltimo de sus articulos, 
es un pedazo de alma que ha lanzado a la voracidad del obser¬ 
vador. Otros datos son deducciones, adivinaciones, conjeturas, de 
cuya exactitud ya no puedo responder con la misma seguridad, 
pero cuya verosimilitud, para mi al menos, tiene serios funda¬ 
mentos. Y tengo la esperanza de que todo ello ha de hacer un 
poco de luz sobre esta figura singular, para muchos pocos co¬ 
nocida. 
Entre su fisonomia fisica y su fisonomia espiritual, hay un 
contraste curioso y chocante. Es de genio oscuro, silencioso, me¬ 
ditativo, de movimientos algo torpes y de apariencia medrosa. 
A veces, da tal impresión de timidez, que parece ir pidiendo per¬ 
miso a todos para vivir. Pero espiritualmente es de una indepen¬ 
dencia selvática y audaz, una voluntad rectilinea, un carâcter. 
Ve çon tal claridad los opuestos aspectos de las cosas y de las 
ideas, que su entendimiento vacila con frecuencia. A veces, se de¬ 
tiene ante una duda, siente la responsabilidad moral de una afir¬ 
mación excesiva y el peligro de que sea mal entendida, de que 
induzça a error o injustamente zahiera. De ahi la frecuencia en 
él de expresiones dubitativas, «parece» «es posible», «tal vez», apue¬ 
de suceder»... Expresiones que ciertamente no realzan el estilo, 
antes bien, lo afean, quitándole gallardia, pero que puede satis¬ 
facer a más de una conciencia cavilosa, y en cierto modo, éran 
necesarias a este escritor, cuya pluma ha rozado mâs o menos 
la mayor parte de los problemas contemporáneos. Por eso su en¬ 
tendimiento con frecuencia vacila, pero tan pronto como ve cla¬ 
ro, su voluntad ni vacila ni cede. Tiene algo de asceta antisocial, 
en el sentido de defenderse alerta, como de un enemigo, de la 
presión del medio. No pone obstáculos a que los demás hagan io 
contrario de lo que él piensa, pero no hay manera de que haga 
él lo contrario de lo que piensa ni aun por necesidades de la con¬ 
vivencia social. 
La primera violenta impresión que Minguijón recibió al aso¬ 
103 — 
Max-Planck-Institut für 
lAcademia de Ciencias Morales y Politicas 
jeschichte 
uropäische Rechts
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer