Full text: Tornos Laffitte, Cirilo: ¬El bien comun y nuestro derecho privado

trata con la doctrina de establecer el debido y justo engranaje 
y coordinación. 
Consideremos el caso de nuestra primera célula social, la 
familia, y ciertamente que no hay duda de que ni la familia 
merma los derechos propios y personales de cada uno de los 
que la componen, ni éstos pueden nunca desconocer que hay 
un bien comûn de la familia toda, que es comun para ella, a 
pesar de que pueda, al satisfacerse, redundar, unas veces, en 
beneficio de todos los que la integran, y otras, unicamente en 
provecho de parte de ellos o de alguno, porque el atender a un 
solo miembro de la familia, aun a costa de un sacrificio de los 
demás, debe constituir para todos una satisfacción. No veo, 
pues, cómo dentro de la familia pueda ni siquiera pensarse en 
que el bien comûn familiar se pueda considerar contrapuesto a 
ningûn bien particular. 
Pues esto que en la familia acontece debe suceder dentro 
de las sociedades más amplias de que el hombre, como ser 
social, forma parte, y en las que desarrolla sus actividades te¬ 
rrenas. El hombre no puede, lógicamente, desconocer que hay 
un bien comûn de los vecinos del Municipio en que mora, de la 
Patria en que nació y vive, de la Humanidad toda, y que debe 
contribuir a satisfacerlo. 
Lo que ocurre es que, cuanto mâs vasta sea la sociedad de 
que se trate, menos intimo es el vinculo entre los que la cons¬ 
tituyen y se aprecia mucho menos fácilmente la realidad de 
las exigencias del bien general. Esta debilidad en su percep¬ 
ción, acreciendo el espiritu individualista, determina que cada 
uno puede llegar a temer por la merma o limitación injustifi¬ 
cada de sus derechos naturales primarios y creer que éstos 
han de resultar improcedentemente afectados al atenderse al 
bien comun, sobre todo porque, asi como éste dentro de la fa¬ 
milia puede ser un bien que interese a todos sus miembros o 
que aproveche a alguno o algunos, en las sociedades de ma¬ 
yor amplitud, sin descartar el posible caso de que interese a 
todos sus componentes, generalmente la satisfacción de sus 
exigencias favorece de modo directo a un determinado sector. 
Pero tal dificultad se resuelve, si se tiene en cuenta que, en 
ese segundo caso, las que deben aceptarse como exigencias del 
32 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
he Rechtsgeschichte 
euro
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer