Full text: Tornos Laffitte, Cirilo: ¬El bien comun y nuestro derecho privado

nocidas controversias acerca del alcance que al concepto debe: 
atribuirse, el bien comun es sencillamente el bien general de 
las sociedades en que los hombres viven, y el atenderlo puede 
calificarse netamente de necesidad social en que no sólo se da 
la obligación de cada uno de coadyuvar a satisfacerle, sino que 
hasta se aprecia la existencia como derecho, o al menos inte¬ 
rés particular de cada uno, el que los demás que componen 
çon él la sociedad de que se trate cumplan también dicha obli¬ 
gación. 
No debe, pues, poder haber confusiones. Si el individua¬ 
lismo olvida que el hombre por su naturaleza es un ser social, 
y aun sin llegar al hombre hirsuto de Rousseau, que sólo por 
la prestación del consentimiento suyo y de los demâs era 
creador del pacto constitutivo de la sociedad, o mantenedor 
del mismo, dando con ello lugar a la consecuencia, no menos 
absurda y perturbadora de todo orden razonable, de que la au¬ 
toridad constituida en la sociedad quedara sometida a la vo¬ 
luntad de la mayoria de los integrantes de la masa amorfa e 
inconsciente supuesta mantenedora del pacto, abrió paso a 
una lucha de clases al poder pensar todos tan sólo en sus pri¬ 
vativos derechos, y ver o creer ver un nûmero más o menos 
considerable que la efectividad de sus derechos resultaba im¬ 
pedida o estorbada por la efectividad de iguales derechos por 
otros miembros de la sociedad; si, en polo opuesto, el socia¬ 
lismo y el comunismo prescinden del hombre como ser indi¬ 
vidual y de sus derechos naturales para convertirlo en una 
mera pieza del Estado, en el cual concentran todo poder y toda 
actuación, como si el hombre no tuviera derechos naturales 
propios suyos que, siendo inviolables, quedan asi no ya olvi¬ 
dados, sino escarnecidos; la doctrina del bien comûn es la uni¬ 
ca que, por atender al doble carácter del hombre como ser in¬ 
dividual y como ser social, puede proporcionarle juntamente el 
respeto de sus derechos naturales, no a parte de los hombres, 
sino a todos, y la satisfacción del bien general de la sociedad, 
indispensable para la vida pacifica y tranquila de los pueblos, 
sin que quepa pensar en una supuesta incompatibilidad entre 
aquellos derechos y esta satisfacción, porque precisamente se 
Max-Planck-Institut für 
y Politicas 
Rea 
Ciencias Mor 
he Rechtsgeschichte 
euro
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer