Full text: Tornos Laffitte, Cirilo: ¬El bien comun y nuestro derecho privado

rales del hombre dentro de la ley espanola, porque la atencion 
al bien comûn, en todos los paises y en su medida justa, co¬ 
labora o contribuye eficazmente a satisfacer la que es ingéni¬ 
ta aspiración de cada uno, de lograr para si una vida mâs fe¬ 
liz; aspiración que para todos los hombres de buena voluntad 
debe ser la de lograr un mundo mejor; pues con ese estudio 
que me permito sugerir, la Real Academia, dentro de su mi¬ 
sión doctrinal, vendria a secundar la campana a que viene ur¬ 
giendo con su excepcional clarividencia Su Santidad el Papa 
Pio XII, que a Su autoridad indiscutible para los Católicos como 
Romano Pontifice, une la autoridad que en el mundo todo tiene 
por su profunda sabiduria, su exacta visión de todos los ac¬ 
tuales problemas humanos y la ingente fuerza moral de sus 
palabras, al hallarse éstas al servicio de Dios, imbuidas por el 
espiritu de verdad, de justicia y de caridad. Pudieran citarse 
profusión de casos en que Nuestro Romano Pontifice ha triun¬ 
fado sin más que hacerse oir, y todos recordamos cômo duran¬ 
te la pasada guerra Su sola voz paralizó en Roma la labor des¬ 
tructora de aviones, bombas y canones. Pudo más la legitima 
fuerza de Su palabra que la fuerza material de los ejércitos. 
Considerando, pues, este solemne acto como momento ade¬ 
cuado para que sea materia de mi discurso la que dejo apun¬ 
tada, ciertamente me animó, además, a ello el recuerdo de mi 
ilustre predecesor en la Medalla nûmero XIV. En el discurso 
por él leido en el acto de su recepción en esta docta Casa, a 
que he hecho ya alusión, senaló, como seguidor de la doctrina 
de Joseph de Maistre, que la contrarrevolución no es una re¬ 
volución contraria, sino lo contrario de la revolución, y mani¬ 
festó su inquietud porque prevalezcan en el mundo, frente a 
la revolución, la verdad y la justicia, es decir, la doctrina de 
Cristo; inquietud que también reveló en su ya citado notable 
articulo Espana como pensamiento, al preconizar en él, refi¬ 
riéndose a lo que llamaba catolicismo social (yo creo, sin em¬ 
bargo, que el catolicismo nunca requiere de calificativos), 
«una mejora básica general y terminante en todo el proleta¬ 
riado espanol, en el terreno del salario, de la beneficencia, de 
los seguros sociales y de la instrucción», y una subordinación 
para ello de lo económico a lo politico, pero «subordinación ra¬ 
13 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer