Full text: García Valdecasas García Valdecasas, Alfonso: ¬Las creencias sociales y el derecho

nombre de tales, habrán de descubrir la legalidad especifica del mun¬ 
do histórico-social, analizar su estructura, encontrar su razón. Con un 
nombre o con otro, éste es el gran empeno que se va gestando du¬ 
rante el siglo XIX, y ante el que todavia, en la segunda mitad del Xx, 
nos encontramos. Pero se ha recorrido un largo camino. La sociolo¬ 
gia ha logrado constituirse como ciencia verdadera, y en algun modo, 
como ciencia radical de todas las otras (17); la ciencia del mundo 
histórico y la teoria de la Historia han dado también un avance gi¬ 
gantesco. La conexión de ambos saberes, el social y el historico, pro¬ 
mete una base firme para abordar los problemas del futuro con un 
rigor y una eficacia cientifica hasta hace poco insospechada. 
Reiteradamente se ha sostenido que las ciencias sociales e históri¬ 
cas no son tales ciencias, sino "opiniones" faltas de exactitud y de 
ley. La ciencia del derecho, especialmente, ha sido periódicamente vic¬ 
tima de semejante ataque. Ataque que nunca fué enteramente justifi¬ 
cado, pues la critica de las realizaciones juridicas tenia mucho menos 
calidad de ciencia que las realizaciones mismas que atacaba. 
En el futuro, si los juristas saben ponerse a la altura de su mi¬ 
sión, ese ataque ni siquiera podrá repetirse, pues no cabrà negar que 
la del derecho tendrá los caracteres todos de la ciencia. El nivel de 
las ciencias sociales permitirá al jurista —se lo exigirá también— el 
proceder en sus construcciones y en sus interpretaciones con un co- 
nocimiento cientifico de la realidad histórico-social en que opera y con 
adecuación a los fines de la misma. 
La ciencia natural obtuvo un éxito tan fabuloso en el dominio del 
mundo fisico que su extensión al campo histórico-social apareciò como 
una exigencia ineludible. En todo caso, el mundo occidental marcò 
ese derrotero, y en él, pero en el final de él, estamos. Fué un error 
tan grande como inevitable el pensar que la ciencia natural era todd 
la ciencia y el querer aplicar las leyes "naturales" a la sociedad hu¬ 
mana. Ese fué el error capital del liberalismo "naturalista", y en par¬ 
te, el del que se llamó a si mismo “socialismo cientifico". El fracaso 
en la aplicación al mundo social de la concepción naturalista de la 
ciencia no significa, sin embargo, el fracaso de la ciencia. Significa, 
por el contrario, que la pretendida ciencia aun no lo era, pues carecia 
de aquella adecuación temática a su objeto, que es el primer requisito 
de la misma. « Es posible una ciencia de humanidades adecuada en 
sus categorias a la realidad histórico-social? 
3 4 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer