Full text: García Valdecasas García Valdecasas, Alfonso: ¬Las creencias sociales y el derecho

ninguna de las cuales, eso si, reviste ya aquella indiscutida prevalencia 
social que es propia del derecho en su plenitud. 
El Estado debe, pues, en beneficio propio, moderar su actividad 
para que eso no ocurra, pues el Estado vive del derecho. En socie¬ 
dades como la nuestra, es de derecho, esto es, pertenece al sistema de 
principios sociales necesarios, la obediencia a las autoridades que man¬ 
tienen el orden, administran justicia y cumplen los fines publicos: en 
una palabra, al Estado. Pero, por lo mismo que es de derecho, su ac¬ 
tividad debe desenvolverse como actividad juridica. 
Es de derecho en nuestro sistema social de creencias vigentes que 
el Estado tenga potestad de regular legislativamente las relaciones en¬ 
tre los sûbditos y con los sûbditos. Pero, por ello mismo, ha de ejer¬ 
cer esta función a sabiendas de que su legitimidad radica en el con¬ 
sensus social de que se nutre su autoridad como Estado. Por eso el 
Estado debe actuar de forma que ese consensus social mantenga y re¬ 
fuerce sus decisiones, pues en la medida en que éstas perturben el 
derecho y contrarien el consensus social, estàn aserrando la rama mis¬ 
ma en que se apoyan y minando la convivencia social. 
Y ésta es la dificil y alta misión del Estado: ha de respetar el 
derecho, ha de mantenerlo, pero ha de salir también al encuentro de 
las nuevas necesidades de la vida social, dando cuerpo a las aspira¬ 
ciones y tendencias legitimas que en la transformación de la sociedad 
se disenan y evitando las innovaciones extranas que puedan perturbar 
su sana evolución. 
Ha de sancionar asi el Estado las nuevas reglas juridicas que, 
injertándose en el viejo tronco del derecho recibido, nutriéndose de 
su savia, den frutos atemperados a la sazón juridica del presente. Ese 
es el cometido lleno de tacto y realismo que ha de cumplir una pru¬ 
dente actividad de los órganos legislativos. Ha de cuidar también de 
que el injerto prenda y que dé frutos sanos y no perturbe el des¬ 
arrollo armonioso del árbol del derecho; ése es el alto empeno de la 
jurisprudencia, en el que culmina la actividad judicial. 
Finalmente, a la ciencia del Derecho corresponde crear el clima 
y preparar el suelo que hagan posibles esa labor de la legislacion y 
de la jurisprudencia.  Qué condiciones ha de llenar? 
31 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer