Full text: Zumalacárregui Prat, José M.a: ¬La ley estadistica en economia

resultados, y que otros distintos, pero enlazados con relación ló¬ 
gica, lo han confirmado a su vez plenamente. Excusado es decir 
que no interesa, o, mejor dicho, no es posible, por muchas ra¬ 
zones, tomar posición en este momento en esa disputa funda¬ 
mertal. Pero como si ces constante todo el resto de la construc¬ 
ción no puede impugnarse, la masa, la longitud, el espacio y el 
tiempo dejan de ser valores absolutos, y las leyes en que entran 
estos elementos tienen una validez relativa; es decir, las leyes de 
la Mecanica clásica, aplicadas a nuestro Mundo, no son riguro¬ 
samente ciertas, pero su error es tan insignificante que no lo 
apréciamos, ni lo podriamos medir siquiera en muchos casos ni 
aun con los aparatos de mayor precisión. Pero al fin, cientifica¬ 
mente, no son màs que una primera aproximación, mientras que, 
en un Universo de medidas incomparablemente superiores o in 
feriores al nuestro, las diferencias observadas entre el hecho 
real y la previsión de la ley son tan considerables, que ésta ya 
es completamente inaplicable. El espacio y el tiempo tienen ya 
otra significación. Nuestra geometria euclidea (31) clásica, unica 
que podemos concebir como real en el mundo que nos rodea. 
que sirve para explicar sus fenómenos, ya no nos sirve ahora 
Comprendemos que puedan existir como reales otras geometrias. 
como las de Riemann o Lobachewsky, que se fundan sobre la 
negación de los postulados de Euclides. Estos nos parecen, en 
éfecto, evidentes porque representan en abstracto y en el limite 
las cosas reales que percibimos con nuestros sentidos. Los pos¬ 
tulados opuestos, como para nosotros son absurdos, no nos los 
podemos representar: la imaginación no puede aqui ayudarnos 
para nada; pero admitidos como postulados, la Matemática que 
se construye sobre ellos esa ya si la podemos entender y tenemos 
una teoria que no podemos visualizar en absoluto, pero que so¬ 
mos capaces de comprender perfectamente, una noción rigurosa¬ 
mente matemática con una verdad puramente formal y lógica de¬ 
terminada en lo objetivo por la verdad objetiva de la hipótesis, 
verdadera objetivamente, por tanto, si la hipótesis coincide 
con la verdad real donde y cuando se dé esta coincidencia. Pero 
ahora se ha dado el caso de que el espacio tetradimensional en 
el complejo espacio-tiempo de Minkowsky explica con todo ri¬ 
gor matemático fenómenos perfectamente observados y compro¬ 
(31) No encuentro razón ninguna para decir euclidiana en castellano. 
Max-Planck-Institut für 
Real Aca 
encias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer