Full text: Conde, Francisco Javier: ¬El hombre, animal politico

los que convivo definen el sistema de posibilidades sociales con las 
que voy a existir. Por eso son para mi "cuerpo", tienen para mi "for 
ma de corporeidad". No porque constituyan conmigo un cuerpo fisico. 
La corporeidad social, el cuerpo social, es real, además es fisicamente 
real, pero no tiene realidad sustantiva alguna, ni psico-fisica, ni es¬ 
piritual, ni orgánica, ni mecánica. Es una habitud de corporeidad. De 
aqui la indole peculiar de las acciones humanas. Los que ejecutan las 
acciones son los hombres individuales, pero desde esa habitud de 
corporeidad, "incorporados" en un cuerpo. La "incorporación" es real, 
pero no tiene realidad sustantiva. Por virtud de esa "incorporación 
la acción de un hombre concreto, que como tal es siempre una ac 
ción propia de ese hombre, revierte a los que con él forman cuerpo. 
En efecto, al ejecutar la acción, la ejecuta dentro del sistema de po¬ 
sibilidades que su cuerpo social le ofrece, acepta unas y rechaza otras, 
y da a lo que no es más que pura posibilidad el carácter de realidad. 
Naturalmente, al hacerlo no ha dejado de formar parte del cuerpo 
social. Por eso, al ejecutar su acción modifica el repertorio de posi 
bilidades con que ese hombre continua existiendo dentro de la vida 
social. En una palabra, el hombre "incorpora" su vida real y efec 
tiva en forma de posibilidades para los demás en todos los momen¬ 
tos de su vida en la medida en que modifica el cuerpo social. 
Pasemos ahora al plano del orden. Los hombres concretos de una 
sociedad dan poder a una idea del orden politico. En la medida en 
que dan ese poder, "incorporan" su hacer, que como tal hacer es 
siempre individual y concreto, en la realización de un orden poli¬ 
tico. Por el hecho de esa “incorporación" los que dan el poder están 
formando "cuerpo", un cuerpo politico. Y de ese dar es de donde 
emerge el poder politico. El poder politico, como el poder social, es 
emergente, emerge de los hombres individuales y concretos que dan 
poder a una idea de perfección del orden. Si no la dieran poder, la 
idea no pasaria de pura posibilidad. Al darlo, realizan un orden po¬ 
litico determinado, y al realizar un orden determinado modifican el 
repertorio de posibilidades de estar en orden. Por eso puede hablarse 
de acciones politicas y de un hacer politico. La acción de dar poder a 
una idea de perfección del orden, que como tal acción es individual y 
concreta, revierte por incorporación sobre el cuerpo politico, cambia 
la configuración de ese cuerpo. En la medida en que el hacer de un 
hombre concreto e individual afecta a la configuración del cuerpo 
69 
Max-Planck-Institut für 
cias Morales y Politicas 
Real Aca 
europäische Rechtsgeschicht
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer