Full text: Conde, Francisco Javier: ¬El hombre, animal politico

siempre, de manera más o menos explicita, una idea de la perfec¬ 
ción de la convivencia, lo que los griegos llamaban eu zen. Por qué? 
Esta es la cuestión. La idea de si mismo, que es, por esencia, idea de 
perfección, comporta siempre la intuición más o menos clara del 
modo como la convivencia afecta a dicha perfección y la intuición 
de que esa perfección es una perfectio en respectividad con los demás 
hombres. Si, para mayor precisión, a la respectividad con los demás 
hombres le damos el nombre de "reciprocidad", nos encontramos con 
que la idea de perfección del hombre apareja siempre una idea de per¬ 
fección de la reciprocidad. Es la intuición primaria y radical del “or 
den politico" en sentido primario y fundamental. He aqui una nue¬ 
va e importante conexión estructural que nos importa subrayar: la 
idea de perfección de la convivencia, es decir, la "idea del orden po¬ 
litico", está en conexión de estructura con la idea de perfección del 
hombre. Entre el eu pratein y el eu zen hay conexión estructural. Y 
ésta es la consecuencia capital: el hombre tiene que buscar el eu zen, 
tiene que realizar un orden politico, porque tiene que buscar la feli¬ 
cidad. No se trata de la mera constatación de un hecho cierto, a sa¬ 
ber, que el hombre va realizando en su andadura histórica diferentes 
tipos de orden politico; es que tiene que realizarlos. El hombre con¬ 
vive necesariamente con los demás nombres desde una idea de per¬ 
fección de esa convivencia, que está en conexión estructural con la 
idea de perfección que el hombre tiene de si mismo. Para realizar 
esa idea el hombre forja "proyectos de convivencia" 
Es muy conveniente que fijemos con precisión el alcance de los 
términos "idea” y "proyecto". El primero está lastrado por una tra¬ 
dición secular, especialmente a partir de Descartes. El segundo es 
uno de los más manidos y, sin duda, más peligrosos del vocabulario 
filosófico contemporáneo. Para realizar esa idea de perfección —idea 
politica o idea del orden politico- el hombre se ve lanzado a forjar 
proyectos de convivencia. «En qué consisten esos proyectos? Cómo 
los forja el hombre?  Cuál es su estructura? 
Lo que hay que decir en seguida frente a la proyectomania exis 
tencialista es que el hacer del hombre no consiste solamente en pro- 
yectar. El hombre hace muchas cosas que no son proyectos. Lo 
que si es cierto es que el proyectar es uno de los haceres eminentes 
del hombre; si se quiere, el más eminente. Cómo proyecta? Un 
hábito mental inveterado, agudizado por la moda actual de consi¬ 
25 
Max-Planck-Institut fü 
Real 
ias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschicht
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer