Full text: Conde, Francisco Javier: ¬El hombre, animal politico

Ante este carácter final del hombre, esta su condición de persona, 
se plantea una nueva y grave pregunta:  Existe un tipo absoluto de 
perfección del orden interhumano o, lo que es lo mismo, un orden 
politico absoluto? La respuesta afirmativa y la que dentro del pen¬ 
samiento zubiriano que Conde utiliza es su antecedente, de la exis 
tencia de un tipo absoluto de perfección del hombre, han sido otras 
tantas ilusiones que en todos los tiempos han sido acariciadas. Su más 
genuina manifestación son las utopias. Como dice Conde, "la ilusión 
de un orden óptimo ha acompannado siempre al hombre en su anda¬ 
dura histórica". Y es lástima que nuestro amigo, temeroso de alejarse 
del tema central, o tal vez de perder él mismo esa imagen halagüena 
y esperanzadora, deje apuntado el problema sin expresar su solución. 
El resto del Discurso, que llena el mayor nûmero de sus páginas, 
lo dedica nuestro nuevo companero a la cuestión capital del poder. 
El hombre es un animal politico, lo es inexorablemente, puesto que 
tiene que realizar un orden politico, pero apuede realizarlo? Tiene 
poder politico? Qué es el poder politico? 
La idea del poder es una intuición natural y originaria del hom 
bre. Lo comprueba el autor mediante una referencia a la historia de 
las religiones, a la que califica de espléndida cantera para esta clase 
de investigaciones. Esa idea del poder se ha ido forjando penosamen¬ 
te por el hombre a lo largo de la historia y de ahi su complejidad. 
Un dia, esas intuiciones tuvieron que enfrentarse con la razón teo¬ 
rética. El hombre tuvo que justificar el poder como realidad. Tres 
hechos históricos fueron decisivos: que la filosofia haya limitado el 
problema del poder al de la potencia (el esquema "potencia-acto*) 
que las realidades se consideren como sustancias y su conjunto como 
un sistema de relaciones (el esquema "sustancia-relación"); finalmen¬ 
te, que las potencias sean causa de los actos (el esquema "causa-efec 
to). Estos tres supuestos radicales han conducido a las que Conde 
denomina “dos graves aberraciones": la sustancialización del poder 
y la disolución del poder en un sistema de relaciones. 
Para demostrar esta afirmación el nuevo académico expone y cri¬ 
tica las principales doctrinas sobre el poder. Asi Hobbes, para el cual 
el poder de todo cuerpo social es la resultante de las potencias de los 
hombres unidos por la asociación y puestos a disposición del que 
manda. Esta idea cardinal, compartida por Bossuet y muchos autores 
de la época, es la médula práctica y teórica del absolutismo. Asi tam- 
94 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Re 
htsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer