Full text: Viñas Mey, Carmelo: ¬El pensamiento filosofico aleman y los origenes de la sociologia

Carmelo Vinas y Mey 
taciones pedagógicas, certera y completa visión sobre los problemas edu 
cativos, notable tanto por su contenido como por su forma. 
Pero el Conde de Altea no fué tan sólo un hombre de estudio con 
sagrado a la labor de gabinete, sino que desplegó una constante acti¬ 
vidad en el campo de la politica, entendida ésta en el sentido elevado, 
aristotélico, de la palabra. En 1903 fué elegido Diputado a Cortes, 
como consecuencia de sus activas intervenciones parlamentarias fué nom¬ 
brado en 1914 Director general de Registros y del Notariado, cargo que 
desempennó por espacio de dos annos y en el que dejó huella de su paso, 
pues durante su gestión fué redactado el Reglamento de la ley Hipo- 
tecaria, promulgado en 1915, y que rigió por largo tiempo la vida juri¬ 
dica de la propiedad en nuestra Patria. Tiene también en su haber e 
sennor Jorro el haber sido iniciador de la Mutualidad Notarial durante 
su paso por la Dirección. Las instituciones mutualistas de este carâcter 
tenian entonces escaso desarrollo entre nosotros y han adquirido des¬ 
pués el frondoso incremento a que hoy asistimos. El Conde de Altea 
fué un precursor en esta materia. 
En 1917 es nombrado Subsecretario del ministerio de Instrucción 
Pûblica y Bellas Artes. Los resultados de su esfuerzo en aquel cargo que¬ 
dan manifiestos en el libro Nuestros problemas docentes, a que antes 
aludia, concienzuda exposición critica del régimen docente en Espanna 
y de los planes de reforma suscitados durante su actuación en la Sub 
secretaria. 
Al crearse en 1920 el ministerio de Trabajo fué designado para la 
Subsecretaria del mismo, que desempenó hasta el ano 1922. A partir de 
entonces sus actividades sociales alcanzan una eficiencia senalada. 
Por espacio de diez anos fué representante gubernamental de Es 
pana en el Consejo de Administración de la Organización Internacional 
del Trabajo. Para subrayar lo valioso de su labor voy a transcribir las 
palabras del Vizconde de Eza en su contestación al Discurso de ingreso 
en esta Academia del Conde de Altea: «La Organización Internacional 
del Trabajo consideraba al Conde de Altea como algo propio; alli supo 
captarse la simpatia, el carinno y el respeto de todos, porque en el trans¬ 
curso de aquellos diez annos demostró las condiciones más seductoras de 
trato diplomatico, a la vez que de enjundia en el esclarecimiento de los 
problemas, no menos que de dialéctica para discutir con patronos y con 
obreros en orden a puntos y problemas delicados en forma que condu¬ 
jera a resoluciones para todos aceptables. Innumerables las Comisiones 
a que perteneció y larga la cuenta de las presidencias del grupo guber 
namental, de la Comisión dictaminadora sobre la inspección del trabajo 
maritimo, lo mismo que la relativa a los trabajos de carga y descarga de 
los buques o a la prevención de accidentes del trabajo maritimo, que por 
unanimidad del Consejo y la Asamblea le otorgaron. Asimismo desem¬ 
pennó dos annos la presidencia de la Comisión técnica internacional re 
ferente a la representación de las grandes empresas ferroviarias y de 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
atsgeschichte 
äische
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer