Full text: Viñas Mey, Carmelo: ¬El pensamiento filosofico aleman y los origenes de la sociologia

Carmelo Vinas y Mey 
ritu subjetivo, y asi la dialéctica concreta de la humanidad (35), que 
era la recién nacida filosofia de la historia o sociologia, es en definitiva 
la dialéctica del espiritu subjetivo que trasciende al exterior, se desplie¬ 
ga y se realiza en sus obras y creaciones, le da su realidad y lo preside. 
Es, pues, esta historia del espiritu o sociologia no sólo un idealismo, 
sino una ideogonia. Como observa Henri Gouhier, el gran principio 
hegeliano del paso incesante de la conciencia del yo a la conciencia del 
mundo, y de la conciencia del mundo a la de si, se halla también en 
Comte, y en ese principio cardinal nace moldeada la sociologia. La so¬ 
ciologia aparece, pues, como la ciencia suma y unica del espiritu, como 
una filosofia del espiritu subjetivo, del desenvolvimiento y—de sus le¬ 
ves—del espiritu de la humanidad. Y por su parte, el romanticismo con¬ 
cebia la humanidad como una inmensa razón colectiva suprahumana 
que se desenvolvia en el espacio y en el tiempo, emparentando en esta 
posición con las escuelas idealistas. 
De aqui dimanan una serie de principios de gran alcance, que ri¬ 
gen y gobiernan la constitución de la nueva ciencia; a saber: 
Al organizarse y sistematizarse la sociologia positiva y el po 
1.9 
sitivismo de Comte en torno a la ley de los estados de desenvolvimiento 
del espiritu se convierte en una teoria del sujeto del conocimiento y 
en una teoria del conocimiento, como han senalado repetidos autores: 
Devolvé, Hubert, Gastón Richard, Lacroix, Hubac... Y lo propio ocurre 
más o menos en los idealistas germánicos iniciadores de la sociologia. 
2.° En esta forma el «positivismo» de Comte, y con él la sociolo 
gia, se resuelven en idealismo, se elevan por las vias del desenvolvimien- 
to del espiritu a las regiones del idealismo. Es en virtud de esta con 
cepción cómo Comte—escribe Lacroix—escapa a todo cientifismo y a 
todo naturalismo y funda ese humanismo social que hace no de los in¬ 
dividuos, sino de la humanidad entera, la medida de todas las co¬ 
sas (36); un antropocentrismo espiritual—de la humanidad—erigido en 
principio universal y absoluto, en «sistema humano», al modo que el 
sistema solar en el mundo astronómico (37). Un antropocentrismo espi¬ 
ritual de la humanidad que en el fondo es similar al de las escuelas 
idealistas alemanas, nûcleo esencial del monismo comtiano como del 
hegeliano. Son humanismos idealisticos fraguados en historicismo, mol 
deados por la historicidad. Esta filosofia del espiritu subjetivo no actua 
en el plano de la introspección. No son sus dominios los de la psique 
individual, sino los del colectivismo psicolo-sociológico y cultural. Pues 
el sujeto es la humanidad y se trata de la filosofia del espiritu de la 
(35) Este concepto, aplicado por Levy-Bruhl a Comte, es en realidad 
aplicable a Kant, Fichte, Hegel y demás tratadistas iniciadores de la so¬ 
ciologia. 
(36) Art. cit., p. 10. 
(37) DEVOLVÉ, ob. cit., p. 118. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales yPoltica 
chtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer